Saltar al contenido principal
Coronavirus - Francia

Ser estudiante en París y vivir confinado en diminutas residencias universitarias

En Francia, el organismo que gestiona la vivienda estudiantil se denomina CROUS.
En Francia, el organismo que gestiona la vivienda estudiantil se denomina CROUS. © Flickr Creative Commons
Texto por: Melissa Barra
4 min

No pudieron volver a sus casas cuando se decretó el confinamiento, sencillamente porque sus familias viven a miles de kilómetros. Muchos estudiantes extranjeros en París deben pasar semanas de aislamiento en los pocos metros cuadrados que ofrecen los dormitorios universitarios. RFI conversó con dos de ellos.

Anuncios

"Nunca he hablado tanto con mi madre", sonríe por teléfono un estudiante marfileño, quien ha pedido a RFI no revelar su identidad. Está cursando segundo año de derecho en la Universidad de Nanterre, al oeste de París. 

El 18 de marzo, muchos estudiantes franceses e incluso europeos volvieron a casa de sus padres para pasar el confinamiento, pero él tuvo que quedarse encerrado en su dormitorio de 9m2 en una residencia del CROUS, el organismo público francés que maneja la vida estudiantil y las becas.

"Tengo una habitación y comparto la cocina con otros estudiantes, pero desde el confinamiento evito cruzarme con ellos", cuenta el estudiante de 21 años. "Todos los viernes el CROUS nos provee comida para una semana y yo cocino a partir de las 10 de la noche para evitar compartir la cocina", agrega. Cuando se decretó el confinamiento, salió a comprar una gran cantidad de productos básicos, que mantiene en su habitación.

El estudiante marfileño mantiene una rutina con mucha disciplina. "Me despierto todas las mañanas a las 5 AM, rezo mi oración y luego estudio en mi computador hasta las 12 del día. Después, me conecto con mi familia en Costa de Marfil", cuenta. 

"Solo quedamos nosotros"

"Todo el mundo se fue de mi residencia. Solo quedamos nosotros los latinoamericanos, mis vecinos de India y otros africanos", detalla Susana, estudiante peruana de 32 años. Vive en un estudio de 20m2 en un conjunto universitario del distrito 18 de París.   

Susana comenzó un master en proyectos culturales en el segundo semestre de 2019. Para ella, estudiar en París era una evidencia. "Pero entre las huelgas que sacudieron a Francia en diciembre y ahora el confinamiento, no he podido ir a museos ni ver exposiciones de arte", deplora.

Susana vive confinada en un pequeño apartamento con cocina y baño, pero comparte espacios comunales con otros 60 estudiantes. "En la lavandería, no podemos entrar a más de dos", explica, "y nos toca ingeniarnos para evitar estar muy cerca en los pasillos o en los ascensores, evitar tocar las mismas cosas. Es complejo. A la vez estamos aislados pero vivimos muy cerca los unos de los otros."

Buenos y malos aspectos

El 31 de marzo, el ministro francés de Educación superior anunció la creación de un presupuesto especial de 10 millones de euros para ayudar a los estudiantes más frágiles atrapados en las residencias del CROUS.

"A nosotros, el CROUS nos envía a menudo e-mails para que usemos el servicio de medicina a distancia o de ayuda sicológica. También nos deja unas frutas y verduras en las residencias", explica Susana, quien también se ha dado cuenta que en aislamiento su presupuesto personal diario se ha aligerado. "No he pagado salidas culturales, ni idas a bares o discotecas. Incluso me ahorré el abono al transporte público", sonríe la peruana.

"Yo puedo pasar ahora más tiempo con mi familia por teléfono y eso es bueno porque está muy lejos. No me siento solo y siempre encuentro algo que hacer", cuenta el estudiante oriundo de Costa de Marfil.

Lo que sí le preocupa es no poder validar el año escolar como estaba previsto y las consecuencias que eso podría tener sobre su expediente estudiantil y su futuro en el sistema universitario francés. "Aún con mi autodisciplina puede que deba tomar clases y exámenes de recuperación", afirma.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.