Saltar al contenido principal
Coronavirus

Los niños franceses vuelven a las aulas entre alivio y temores a contagiarse

Escuela en La Courneuve, en las afueras de la capital francesa. Foto del 14 de mayo de 2020.
Escuela en La Courneuve, en las afueras de la capital francesa. Foto del 14 de mayo de 2020. Martin BUREAU / AFP
Texto por: RFI
3 min

Las escuelas de preescolar, primarias y secundarias volvieron a abrir sus puertas tras tres meses de pandemia. Un momento muy esperado tanto para los pequeños como para los padres que han tenido que hacer malabares durante las semanas de encierro y sin aulas para poder conciliar el teletrabajo con el cuidado y aprendizaje de sus hijos. 

Anuncios

Esta mañana de lunes no se ha parecido a ninguna anterior. En las entradas de los centros escolares se han formado largas colas. Y eso que se había establecido horarios distintos según las edades. Los padres no han podido acompañar a los pequeños de la escuela preescolar hasta la clase por cuestiones de higiene, los han tenido que dejar en la puerta donde los niños se han lavado las manos con gel hidroalcohólico mientras a los padres se les explica, cómo se van a organizar estas dos semanas de curso antes de las vacaciones de verano. 

Para poder acoger al mayor número posible de alumnos, en la escuela preescolar se han suprimido las reglas de distanciaron física, en la escuela primaria se recomienda la distancia de un metro entre los alumnos y en secundaria, cuando no se pueda, los alumnos tendrán que ponerse una mascarilla. 

Estos tres meses sin clase, dos de ellos encerrados, han sido muy largos tanto para los niños como los padres que han tenido que hacer malabares para ocuparse de ellos mientras teletrabajaban. Entre reuniones y llamadas por videoconferencia, los padres han ejercido a su vez de maestros para poder garantizar la continuidad del aprendizaje. Un quebradero de cabeza para muchas familias. Así que este lunes ha supuesto para algunos un alivio. "Es importante para los niños que retomen contacto con la escuela antes de las vacaciones de verano y los niños no están hechos para estar todo el tiempo con los adultos, necesitan estar entre ellos", cuenta una madre satisfecha de que sus hijos puedan volver al colegio. 

Otros, sin embargo, se muestran temerosos de que sus hijos vuelvan a las aulas por el miedo a que puedan contagiarse. "Por tan pocos días de escuela, no vale la pena, hay más riesgo que otra cosa", explica otra madre que prefiere no llevar a sus hijos. Hay familias que se quejan de que el gobierno haya establecido que la vuelta a las aulas sea obligatoria. Así lo dijo el presidente francés Emmanuel Macron en su último mensaje por televisión el pasado 14 de junio. Aunque este lunes, desde el ministerio de Educación se dejaba entender que no habría sanciones para las familias recalcitrantes. El objetivo es que el 100% de los alumnos vuelvan a las clases pero "estamos en una postura de comprensión, ayuda y apoyo", dijo el ministro francés de Educación, Jean-Michel Blanquer.

A mitades de mayo, en el inicio del desconfinamiento, se abrieron ya algunas clases con fuertes medidas de seguridad y protocolos bastante estrictos de distanciamiento dando prioridad a los hijos de personal esencial, a los chicos de familias en situaciones socioeconómicas complicadas y a los alumnos del último curso de la escuela materna y algunos de primaria, pero desde entonces solo 1,8 millones de escolares de un total de 6,7 millones han vuelto a las clases. 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.