Saltar al contenido principal
FRANCIA

Personal de salud mantiene la presión en la calle para obtener más recursos del gobierno

Protesta en París del personal de salud, este martes 30 de junio de 2020.
Protesta en París del personal de salud, este martes 30 de junio de 2020. REUTERS - CHARLES PLATIAU
Texto por: Lucile Gimberg
4 min

A pocos días del fin de las negociaciones con el gobierno, decenas de miles de trabajadores de la salud volvieron a manifestarse en una decena de ciudades de Francia para obtener más recursos que los 6.300 millones de euros prometidos por el ministro.

Anuncios

Mantener la presión sobre el gobierno para pesar en las decisiones políticas. Este es el objetivo de los médicos, enfermeros y otros trabajadores de los hospitales franceses que volvieron a marchar este martes en una decena de ciudades del país.

Este viernes debe concluir el llamado "Ségur de la Salud", una amplia consulta lanzada a finales de mayo por Emmanuel Macron para materializar el "plan masivo de inversión y de revalorización del hospital público" que ha prometido el mandatario después de la pandemia de Covid-19. El jefe de Estado podría anunciar la próxima semana lo que ha decidido, en particular en cuanto a las esperadas alzas de salarios.

Sin embargo, después de cinco semanas de negociaciones, sindicatos y colectivos de los hospitales están decepcionados. "Nos escuchan y nos escuchan mucho, pero no hay ninguna decisión. Tuvimos que esperar la sexta semana para que el gobierno anuncie algo en materia de finanzas", critica al micrófono de RFI Stéphane Dauger, jefe del servicio de reanimación pediátrica del Hospital Debré en París y miembro del colectivo Inter-Hospitales. Dicho colectivo organiza marchas y movilizaciones desde hace más de un año para alertar sobre el estado dramático de los hospitales públicos franceses y reclamar más recursos.

El ministro de Salud, Olivier Véran, prometió 6.000 millones de euros para el personal no médico del hospital, una suma para financiar un aumento salarial general, una reforma de los bonos y aumentos específicos para algunas profesiones como las enfermeras y los auxiliares de salud, entre otros. Agregó este lunes unos 300 millones para los médicos que practican en los hospitales, con medidas específicas para el principio y el final de sus carreras, y sobre algunos bonos y horas extras.

"Una situación insostenible"

"No está a la altura de lo que pedimos", reaciona Stéphane Dauger, del colectivo Inter-Hospitales. "Las cuentas no salen para lograr mantener el personal competente en los servicios", explica.

"Prometen mucho pero a la hora de dar, dan poco y bajo la forma de bonos", deplora Laura Robert, enfermera anestesista en el hospital público de Estrasburgo, en el noreste de Francia, una de las regiones más afectadas del país por el coronavirus. "Los bonos no forman parte del sueldo y por ello no se toman en cuenta para el cálculo de la jubilación", precisa a RFI.

Esta enfermera de quirófano trabajó durante un mes en urgencias para combatir la Covid-19. "Fue muy duro pero, de manera general, venimos denunciando desde hace años que se nos exige cada vez más, con cada vez menos medios, es insostenible", denuncia. "Esto desmotiva a la gente, yo tengo cada vez más colegas que quieren abandonar el hospital público y cambiar de profesión", lamenta.

Menos administradores y más médicos

Por otro lado, los sindicatos y colectivos denuncian que el gobierno no haya anunciado nada para detener los cierres de camas y modificar la gobernanza en los hospitales públicos.

"Se siguen cerrando camas en los hospitales, incluso durante esta negociación", indicó a RFI Emmanuelle Seris, jefe del servicio de urgencia del centro hospitalario de la ciudad de Sarreguemines y delegada en el noreste de la Asociación de los Médicos Urgentistas de Francia. "Que no tengamos suficientes camas significa que pacientes permanecen demasiado tiempo en camillas en los pasillos, significa que algunas personas no pueden ser hospitalizadas".

Los manifestantes reclaman también un espacio mayor para el personal sanitario en la gobernanza de los hospitales. "En diez años, hemos perdido todo el peso que teníamos en las decisiones que se toman en los establecimientos de salud, y pensamos que no escuchar a los profesionales que trabajan en el terreno es nefasto para el funcionamiento del hospital", explica.

"No podemos dejar que el gobierno y los ciudadanos nos olviden y pasen a otra cosa", concluye Stéphane Dauger, del colectivo Inter-Hospitales, "porque si no el hospital público seguirá en una estado muy preocupante para enfrentar el invierno". Y una eventual segunda ola de Covid-19.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.