Saltar al contenido principal
Francia

Francia: el infierno de los viajeros en el aeropuerto Charles de Gaulle

En el aeropuerto Charles de Gaulle de París, el 24 de mayo de 2020.
En el aeropuerto Charles de Gaulle de París, el 24 de mayo de 2020. AFP - IAN LANGSDON
Texto por: RFI
3 min

Francia ha decido imponer pruebas de Covid-19 obligatorias a todos los viajeros que provengan de 16 países duramente afectados por la pandemia. Pero a la hora de salir del país, los franceses se enfrentan a un sinfín de complicaciones. 

Anuncios

El tráfico aéreo retoma lentamente desde hace varias semanas en Francia. Para las familias que buscan aprovechar de las vacaciones en el extranjero tras la cuarentena y para los extranjeros que quieren volver a sus hogares, los problemas empiezan a su llegada al aeropuerto parisino de Charles de Gaulle.

Uno de los principales obstáculos son las pruebas de detección del virus. Victor tiene unos 60 años y tras haber pasado horas haciendo filas con sus maletas logró realizar un test en París para volver a su país, Camerún. "No fue fácil encontrar un laboratorio que haga esas pruebas. Llegué a las 9 de la mañana y me atendieron a la 1 de la tarde. Pero entiendo que todos debamos someternos a esas medidas", dice.

Por su lado, Marie y sus dos hijas Anna y Zoé perdieron dos vuelos con destino a la Guyana francesa. La primera vez ocurrió al no saber que se necesitaba un documento justificando que viajaban para cuidar a un familiar enformo. La segunda vez porque los resultados de la prueba de detección llegaron muy tarde. "Realizamos los tests con 48 horas de antelación. Mi madre y mi hermana tuvieron sus resultados, pero yo no, y entonces el vuelo partió sin nosotras", cuenta con calma Anna, la hija de 12 años, al ver a su madre abrumada.

Ahora deben volver a realizar los tests, para poder despegar dos días después. Además del precio del vuelo, que tuvieron que pagar varias veces, Marie tuvo que desembolsar los precios de las pruebas: 54 euros por test PCR por persona. Un examen que no cubre el seguro médico público. 

En plena temporada alta

"Los precios están ahora tres veces más caros que el costo antes del confinamiento", denuncia Fatima, quien trajo al aeropuerto a su madre y a su hermana marroquíes. Estaban de visita en Francia cuando empezó la cuarentena así que tuvieron que esperar varios meses para volver a Marruecos. "La compañía ni siquiera nos ha reembolsado el primer tiquete, cancelado por el confinamiento", explica. 

Los precios aumentaron por la escasez de vuelos pero también porque, a diferencia de marzo y abril, el mes de julio es temporada alta. 

Pero en medio del malestar aeroportuario, es un día de suerte para algunos viajeros. Fatouma y sus hijas celebran el poder viajar a Túnez. El país abrió recientemente sus fronteras y ya no impone prueba de Covid-19 a los turistas. "Llevábamos organizando este viaje desde hacía mucho tiempo y tuvimos suerte de que no lo cancelaran", sonríe. 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.