Saltar al contenido principal
Francia

París: saturación y largas filas para hacerse el test de coronavirus

Un trabajador de salud hace una prueba PCR a una persona en el centro de diagnóstico instalado frente al Ayuntamiento de París.
Un trabajador de salud hace una prueba PCR a una persona en el centro de diagnóstico instalado frente al Ayuntamiento de París. REUTERS - CHRISTIAN HARTMANN
4 min

Hacerse el test PCR de detección de la COVID-19 es cada vez más difícil en París. Una periodista de la redacción de RFI estuvo en contacto con un caso sospechoso de coronavirus y buscó por todos los medios cómo hacerse la codiciada prueba.

Anuncios

Todo empezó con síntomas que podrían achacarse a un enfriamiento o al cambio de estación: cansancio, escalofríos, dolor de garganta, tos... Síntomas que hace apenas un año se habrían quedado en un simple resfriado. Paracetamol, un té caliente y una buena noche de sueño habrían sido suficientes. Hoy en día, ésos pueden ser también los síntomas del nuevo coronavirus. En cuanto un familiar muy cercano empezó a desarrollarlos supe que tendría que hacerme la prueba PCR, porque incluso sin signos de la enfermedad o muy leves, se puede ser portador de la COVID-19.

Empecé buscando cita en los laboratorios de diagnóstico a través de una conocida aplicación celular. Ahí me di cuenta de que no iba a ser fácil: me proponía citas para dentro de una semana, como mínimo, incluso desplazándome a otra provincia cercana.

Dejé la aplicación y volví al método tradicional de la criba telefónica. Llamé a varios laboratorios y las respuestas que obtuve podrían clasificarse en dos categorías:

a) “Cita para dentro de una semana, resultados 7 días después.” Es decir, 14 días de espera en total, el tiempo que se tarda de media en evacuar la COVID-19 del cuerpo. Casi una invitación a quedarme en casa y dejarme de diagnósticos.

b) “Solo aceptamos a las 30 primeras personas.” Ya me imagino la larga fila de espera a las cinco de la mañana y las peleas entre el número 30 y el 31.

Con este método de búsqueda telefónica también constaté que la información que ofrecen tanto el Gobierno francés como el Ayuntamiento de París en sus webs no está actualizada. Algunos laboratorios han dejado de hacer la prueba PCR por falta de medios o por el tremendo atasco que hay en el análisis y gestión de los resultados.

Finalmente, tras mucho llamar, un centro de salud me informó de la existencia de tres puntos de diagnóstico sin cita previa, instalados por la Alcaldía parisina. Hay uno en el distrito 15, otro en el distrito 19 y el central está en la plaza del Hôtel de Ville, la sede de la Alcaldía.

Investigando un poco más, vi reportajes y tuits de las largas filas de personas a la espera de hacerse el test ante estos lugares. Preparé snacks y agua en abundancia, me puse mi calzado más cómodo y me dirigí de buena mañana al Hôtel de Ville.

Larga espera frente al Ayuntamiento

Una hora antes de la apertura, ya éramos unos 100 esperando pacientemente, todos a un metro de distancia. Al momento de abrir, cerca de 300 personas se repartían en una larga fila que serpenteaba por más de la mitad de la plaza del Ayuntamiento. El personal del centro, extremadamente amable, repartía formularios y etiquetas de identificación para el test.

Cuando llegó mi turno, a las dos horas de haber empezado a hacer la fila, me senté frente a una joven enfermera y le agradecí su trabajo y su presencia en ese lugar, dada la falta de citas en los laboratorios privados. Ella me respondió que sí, que hay un gran bloqueo en general, pero que además a ella le parecen muy peligrosas las aglomeraciones en los laboratorios, porque son lugares cerrados y el virus puede quedarse y pulular de un paciente a otro más fácilmente.

Antes de irme se me informó de que tendré los resultados dentro de 5 días laborables y que los recibiré por carta. Ya me imaginaba que no iba a tener los resultados en las 24 horas evocadas en la web del Gobierno francés.

Francia está haciendo un millón de test de coronavirus por semana. Son gratuitos para el paciente pero tienen un costo de entre 50 € y 75 € por test para la Seguridad Social. La OMS preconiza una política de test sistemáticos, incluso a poblaciones enteras, y eso es lo que están intentando implantar las autoridades francesas.

Pero el personal de los centros de diagnóstico dice no ser capaz de seguir este ritmo desenfrenado y ha denunciado esta semana la saturación a la que están llegando, con trabajadores agotados, máquinas al borde de la avería y escasez de materiales para hacer los test. Los empleados de los laboratorios piden que los test vuelvan a hacerse bajo prescripción médica.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.