Saltar al contenido principal
Francia hoy

El derretimiento de los glaciares del Mont Blanc se acelera

Audio 13:29
Vista del macizo del Mont Blanc desde L'Aiguille du Midi (3842 metros) en Francia.
Vista del macizo del Mont Blanc desde L'Aiguille du Midi (3842 metros) en Francia. © AP - David Azia
Por: Raphael Morán
21 min

Los Alpes franceses sufren de manera notable del aumento de las temperaturas globales. RFI viajó a Chamonix, cuna del alpinismo francés, donde el cambio climático amenaza los glaciares y las actividades de montaña.

Anuncios

En un valle alpino a 2000 metros de altitud, rodeado de cimas cubiertas de nieves, el glaciólogo francés Antoine Rabatel camina al glaciar al Mer de glace (Mar de Hielo) para sondear, con un grupo de estudiantes, el estado de salud de este monstruo gélido. Los exploradores del siglo XVIII que se aventuraron a ese glaciar lo bautizaron así por las fantásticas formas de olas blancas, azules y verdes que cubrían su superficie. Pero de ese paisaje no quedan sino polvo y piedras grises que se desprenden de las paredes rocosas a medida que la masa de hielo disminuye, como una gran cubeta que se vacía.

“El espesor del glaciar va disminuyendo año tras año”, constata tajantemente Rabatel, de la Universidad de Grenoble. “En 1820, la Mer de Glace tenía 250 metros más de espesor que lo que vemos hoy en día”. Esta tendencia se observa en todos los Alpes. “Han desaparecido varios glaciares: los que están en los macizos de más baja altura. La superficie glaciar de Francia en los años 1980 era de 380 km². Ahora es de 230 km². Francia ha perdido el 40% de su superficie glaciar en 40 años”, calcula Rabatel.

El teleférico rojo, construido en los años 60 para acceder al glaciar, parece obsoleto desde que hielo que se ha retirado cientos de metros más abajo. Para acercarse al glaciar, los turistas deben bajar ahora 500 escalones.

Caminando con precaución en la superficie helada, Rabatel explica a RFI que según los trabajos de modelización, tomando en cuenta en escenario optimista o pesimista, “el glaciar perderá entre 70 y 90% de su volumen actual de aquí a 2100.” Y la tendencia se acelera con el aumento de la temperatura global a causa de los gases con efecto invernadero generados por las actividades humanas.

El túnel de hielo: en vía de extinción

En la punta del glaciar, un túnel de hielo de 60 metros de largo, excavado en las entrañas del glaciar, da una idea de su profundidad. Pero esta atracción turística creada en los años 1940 pronto podría desaparecer, como lo cuenta Benjamin Claret, responsable del túnel de hielo.

“Este túnel de hielo lo creó mi abuelo Georges que realizaba captaciones de agua en los años 1940 cuando trabajaba para la compañía de luz. Le pareció lindo, entonces pidió una concesión a la alcaldía y se le otorgó en 1946 para que los turistas visitaran el glaciar".

Con el tiempo, esta cueva de hielo se ha convertido en uno de los puntos turísticos del valle de Chamonix. “Aquí vienen cerca de 300.000 personas al año. Pero el hielo se derrite tanto que tenemos que ir a excavar 20 metros más lejos cada año. El calentamiento global sí se siente. Antes perdíamos 3 o 4 metros de hielo al año, ahora perdemos 10 metros de espesor de hielo. La esperanza de vida de este túnel de hielo es de 2 o 3 años. Ojalá podamos explotar el glaciar durante 10 o 15 años más. Pero no tenemos muchas ilusiones. Si de aquí a 20 o 30 años no hay otra solución para alcanzar el glaciar caminando, todo esto acabará”, prevé Benjamin Claret.

Los turistas que acuden a admirar este fantástico panorama alpino también constatan cambios. Desde una terraza panorámica donde antes se observaba una inmensidad blanca y helada, Bernard, un turista oriundo de Burdeos no esconde su asombro. “Hice mi servicio militar en el año 77 en Annecy con el cuerpo de soldados de alta montaña y vine aquí… Estaba lleno de hielo antes”, recuerda Bernard. “En el año 77, me acuerdo perfectamente que el glaciar de Bossons, llegaba hasta el pueblo de Chamonix. Me quedé muy sorprendido de que está muy lejos ahora”, agregó el turista.

Su esposa Claudine tiene recuerdos aún más nítidos. “Vine aquí con mis padres en agosto del año 1975, tenía 17 años. El paisaje era precioso y se veía netamente el hielo verde, azul, con una sensación de frío… Y sí, veo que todo esto se derrite. El calentamiento global es notable. Solo se ve una puntita de hielo que se va a derretir, supongo”.

El valle de Chamonix, en las faldas del Mont Blanc, cumbre de Europa, cambia de rostro. La nieve y el hielo ceden su lugar a las piedras y a la vegetación. El derretimiento glaciar tiene otro impacto aún más espectacular: los derrumbes de cimas. “Entre los bloques de roca, el hielo puede constituir un cemento. Cuando el permafrost, esta zona permanentemente helada, se derrite bajo el efecto del alza de las temperaturas, esto causa derrumbes importantes”, detalla el glaciólogo Antoine Rabatel.

En el pueblo de Chamonix, a un costado de la iglesia, el presidente de la asociación de guías de montaña Olivier Greber observa un mapa topográfico del macizo montañoso del Mont Blanc y recuerda: “Hace unos días cayeron rocas en la zona de Drus. Pero no fue tan importante como la caída de la Cima Bonnati…Miles de metros cúbicos de rocas que se cayeron. Se vuelve difícil cruzar la zona que separa las paredes rocosas y los glaciares. Puede haber hasta 8 metros de roca lisa que surge cada año, descubierta por el hielo, y es muy difícil de franquear. Pero siempre habrá actividades de montaña. ¡Nos adaptamos como siempre lo hemos hecho!”.

El calentamiento de los valles alpinos obliga a reconsiderar muchas actividades como el esquí. Desde su despacho con vista a las faldas del Mont Blanc, Laure Desmaris, encargada de desarrollo sustentable en la empresa que gestiona los teleféricos de la región, hojea un documento científico que contiene las proyecciones del GIEC, el grupo de expertos internacionales sobre el clima.

 “Lo que constatan los científicos es que aquí hemos perdido 1 mes de nieve en los últimos 40 años en Chamonix, a 1000 metros de altura. Va a ser cada vez más complicado para las estaciones de esquí más bajas del valle donde la nieve se convierte en lluvia. Toca crear nieve artificial. Y las previsiones de aquí a 2030 y 2050 no son muy muy alentadoras. Vamos hacia un aumento de las temperaturas de entre 1 y 3 grados”, anticipa Desmaris.

La empresa encargada de los teleféricos del valle del Mont Blanc se prepara para que la nieve ceda el lugar a la lluvia. “Nos va a ser más difícil crear nieve artificial. Y nos podremos construir teleféricos siempre más altos. Vamos a apostar a las actividades veraniegas: caminatas, parapente, bicicleta y observación. Y en la ladera norte del Mont Blanc, no habrá nuevas infraestructuras porque es una zona protegida. Y tampoco es lo que buscamos”, apunta Desmaris.

Además de las consecuencias para las actividades alpinas de inverno, el calentamiento de los Alpes obligará a Chamonix a enfrentarse con nuevos retos. “Con el derretimiento glaciar, el papel de regulador que desempeñaban los glaciares antes, está desapareciendo. La caída progresiva del agua en el valle disminuye. Entonces aumenta el riesgo de inundaciones. Y las temperaturas cambian. El aumento de las temperaturas es dos veces más fuerte en los Alpes que el resto del continente europeo”, constata el alcalde de Chamonix, Eric Fournier.

“Tenemos que adaptar nuestras políticas: desde construcciones diferentes que puedan resistir a las olas de calor. Y cabe preguntarse si tenemos que construir nuevos teleféricos en los 40 o 50 próximos años. El nuevo teleférico hacia el glaciar Mar de Hielo será removible”, comentó el edil a RFI.

Y se pregunta: ¿Habrá hielo todavía, hielo y nieve en esta zona dentro de 30 años?

Ante los efectos del calentamiento global, a los habitantes de la región del Mont Blanc no les queda sino adaptarse. Las diferentes proyecciones de los especialistas del clima prevén un aumento inevitable de las temperaturas. Y la gravedad del fenómeno podría ser peor aún ante la falta de voluntad política para reducir los gases con efecto invernadero. La próxima generación de habitantes de la zona ya no podrá admirar los valles blancos y gélidos que dieron al Mont Blanc su fama internacional.

Reportaje audio: Raphaël Morán

Montaje: Pierre Zanutto

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.