Saltar al contenido principal
Francia hoy

Se apaga Juliette Gréco. Su voz y sus ideales siguen vivos

Audio 12:57
Juliette Gréco en 2015.
Juliette Gréco en 2015. © D. Wolf-Patrick /Getty Images
Por: Natalia Olivares
17 min

Este lunes 05 de octubre, Francia rindió homenaje a la cantante Juliette Gréco fallecida el pasado 23 de septiembre, a los 93 años. Los funérales tuvieron lugar en la iglesia de Saint-Germain-des-Prés, el barrio de París  donde  nació el nombre y la voz de Juliette Gréco,  después de la segunda guerra mundial.

Anuncios

Juliette Greco, la musa de Saint Germain-des-Prés deja su voz como legado, así como la transmisión de los más bellos textos franceses. Hija del mítico barrio parisino en sus años más fértiles del arte, de la literatura y de la bohemia donde, en los años de la posguerra, florecían las ideas, y el afán de mejorarse y mejorar el mundo. Este era también el lema de Juliette Gréco, la musa de Saint-Germain-des-Prés hasta el fin de su vida. A pesar de haber sido criticada a principio de su carrera por su estilo y su aspecto físico diferente, la “Mujer de Negro”, que muchos rechazaban por no respetar los estándares de la moda femenina, impuso un estilo sencillo, privilegiando los textos, más que su aspecto. Su impacto en la vida de los franceses fue tal, que termino por seducir al público jóven, hasta inspirar la alta costura y la moda parisina.

Gréco, garante de los textos mas bellos de la posguerra

Juliette Gréco fue intérprete de los más grandes escritores y poetas franceses como Raymond Queneau, Jean Paul Sartre, Jacques Prévert, Charles Aznavour, Léo Ferré, Jacques Brel, Serge Gainsbourg, o de Boris Vian quien fue más que un amigo, más que un músico para ella: le ayudo a sobrepasar sus miedos, en momentos en que ella no le hablaba a los demás. Juliette Gréco contó a RFI, cuando tenía 16 años, “vivía en la calle. Era rebelde y muy violenta, totalmente bloqueaba”. Lo que le obligaba “a comunicar con su cuerpo”. En ese momento conoció en el barrio de Saint-Germain-des-Prés al músico y escritor, Boris Vian quien le ayudó a recobrar la palabra, “con mucha paciencia, ternura y dulzura de su parte. Se convirtió en el más barato, el más bello el más maravilloso de los psiquiatras”.

La dama de Negro, una mujer libre, precursora y apasionada

Juliette Greco era considerada como un una mujer libre y canciones como “desabillez-moi”, escrita por Robert Nyel, que hoy es uno de los estándares de la canción francesa, ha sido objeto de censura y de boicot en las radios francesas, antes de Mayo del 68.

Tras una breve carrera en el Cine bajo la dirección de jean Cocteau Julien Duvivier, Jean  Renoir o incluso Orson Wells, Juliette regresa al mundo de la canción, decide volver a cantar para su público y sella definitivamente una imagen de mujer libre.

Recientemente, Juliette Gréco había comenzado a hablar en los medios y textos autobiográficos, acerca de una relación apasionada y muy difícil: la historia de amor que tuvo con el trompetista estadounidense Miles Davis. Para ella la sociedad fue muy dura y sufrió el rechazo por ser una mujer blanca enamorada de un hombre negro, en pleno periodo de la segregación en Estados Unidos. Miles Davis, habría decidió regresar a Estasos Unidos y no casarse con ella por amor y por protegerla.

La musa de Saint-Germain-des-Prés, déjà una voz y una historia e ideales

Militante de izquierda, canta en favor del presidente socialista, François Mitterrand durante la campaña que lo llevo al poder en 1981. En ese mismo año, cantó en Santiago de Chile en plena dictadura. Tras cantar frente a los militares un repertorio pacifista y antimilitarista, fue reconducida al aeropuerto.

Hija de una gran resistente deportada en un campo de concentración en Alemania (el campo de concentración para mujeres de Ravensbruck) durante la segunda guerra mundial, junto a su hermana mayor, Juliette Gréco fue apresada a los 16 años en la cárcel francesa de Fresnes, y se quedo el resto de su vida pensando en la injusticia. Dice que una pregunta la trastorno durante toda su vida: "qué habria ocurrido si yo hubiese sido judía?”. Ese pensamiento la perturbo hasta el fin de su carrera.

La musa de Saint Germain-des-Prés y de los existencialistas franceses, cantó también textos de autores de la nueva generación como Benjamin Biolay, u Olivia Ruiz. Juliette Gréco quien siempre defendió “el amor por el otro y por la diferencia” murió este 23 de septiembre a los 93 años “de pie” y dejando como legado los más bellos textos de la literatura y de la canción francesa a las nuevas generaciones, como ella quería.

“Me siento tan poca cosa, pero esa cosa poca,  la siento con tanta fuerza que no me dejaré caer. Siento que seguiré de pie, incluso muerta, pero de pie.  Juliette Gréco en 2006 al micrófono de RFI.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.