Saltar al contenido principal
Francia

El sector gastronómico francés ve el toque de queda como su acta de defunción

Como en otras ciudades francesas, los bares y restaurantes de Marsella tendrán que cerrar sus puertas de 9 p.m. a 6 a.m. para respetar el toque de queda.
Como en otras ciudades francesas, los bares y restaurantes de Marsella tendrán que cerrar sus puertas de 9 p.m. a 6 a.m. para respetar el toque de queda. NICOLAS TUCAT / AFP
Texto por: RFI
3 min

El gobierno francés aprobó este miércoles un toque de queda nocturno en París y las principales ciudades del país a partir del fin de semana, para frenar la imparable circulación del coronavirus. Para los restaurantes, se trata del golpe de gracia. Informe desde Marsella tras el anuncio del gobierno.

Anuncios

Con nuestro enviado especial a Marsella, Alexis Bédu

Los dueños de restaurantes de Marsella lo están pasando mal con el anuncio del toque de queda en la ciudad, como en otras grandes ciudades del país. Algunos de ellos se reunieron en una brasserie el miércoles por la noche para seguir la entrevista del presidente.

Escuchando el discurso de Emmanuel Macron, no hubo reacciones en la sala. Los profesionales gastronómicos de Marsella se mostraban ya abatidos por la situación económica que atraviesan con los cierres y restricciones. Pero cuando se dieron cuenta de que el toque de queda agravaría aún más su situación, dejaron estallar su indignación por las nuevas pérdidas que deberán enfrentar.

"¿Cómo vamos a salir adelante? ¿Cómo vamos a hacer frente a las cargas? ¿Cómo vamos a hacer que nuestros negocios sean sostenibles? Tenemos que hacer algo por nuestro futuro en los próximos días", dijo a RFI uno de ellos.

"Estamos matando la economía"

Frédéric Jeanjean es dueño de una cervecería en el viejo puerto de Marsella. Ha perdido la mitad de sus ingresos desde principios de año y siente que su profesión está pagando por todos.

"Tuvimos que llamar a los funcionarios, al prefecto, para deshacernos del mercado clandestino que se instaló en el Puerto Viejo con varios miles de personas. ¡Teníamos gente llegando con neveras y vendiendo latas de refresco justo delante de nuestras terrazas cerradas!”, protestó. “Estamos matando la economía”, denunció.

Fabrice Jiacalone, dueño de una pizzería, incluso teme por el futuro de su establecimiento. “Estoy muy, muy preocupado", confesó. “Los bancos están empezando a llamar y decir: el crédito que le dejamos postergar, que usted paga - porque pagamos por atrasar el pago del crédito -, a partir de ahora, usted tiene que pagar’. No tenemos ayuda estatal, ¿cómo podemos pagar los gastos, préstamos y alquileres? Me gustaría que nos dijeran cómo lo hacemos”, enfatizó.

Los profesionales de del sectpr gastronómico de Marsella piden que los bares y discotecas puedan reabrir todo el día.


Promesas de Macron

El miércoles, el presidente francés prometió un "acompañamiento económico" a los sectores, en particular a los dueños de restaurantes, afectados por el toque de queda. El mandatario anunció que el subsidio de "desempleo parcial completo, es decir, 100% para el empleador, se reactivará para todos estos sectores: hoteles, cafés, restaurantes, turismo, eventos, cultura, deporte"”.

"A partir del viernes, en cada una de estas ciudades, vamos a para relanzar la consulta local con todas las profesiones que son y mejoraremos la respuesta económica con todos estos profesionales", continuó, refiriéndose sin más a detalles de "dispositivos adicionales" para los trabajadores del sector gastronómico.

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.