Saltar al contenido principal
Francia - Coronavirus

¿Quiénes son esos franceses dispuestos a desafiar el toque de queda?

El primer ministro francés Jean Castex habla durante una conferencia de prensa para presentar los detalles de las nuevas restricciones destinadas a frenar la propagación de la pandemia Covid-19 (nuevo coronavirus), anunciada la víspera por el presidente, el 15 de octubre de 2020, en París.
El primer ministro francés Jean Castex habla durante una conferencia de prensa para presentar los detalles de las nuevas restricciones destinadas a frenar la propagación de la pandemia Covid-19 (nuevo coronavirus), anunciada la víspera por el presidente, el 15 de octubre de 2020, en París. AFP - LUDOVIC MARIN
Texto por: Alex Sinclair
4 min

Millones de franceses se preparan este viernes para una noche de libertad antes de inicio del toque de queda decretado por el gobierno para frenar el avance del covid-19. Pese a un alto grado de aceptación de estas nuevas restricciones, se alzan voces contra lo que llaman una “dictadura sanitaria” y anuncian que no se quedarán en casa.

Anuncios

Unos 20 millones de personas en ciudades como París, Marsella o Lille se verán afectados deberán acatar a partir de este viernes 16 de octubre, y al menos por un mes, un toque de queda que prohíbe circular por las calles entre las 21H00 y las 06H00, salvo casos excepcionales.

Entrará en vigor este viernes a la medianoche (hora de París) después de que la víspera las autoridades de salud reportaran un récord de más de 30.000 nuevos casos de coronavirus, 88 muertes y más de 200 nuevas admisiones en cuidados intensivos en 24 horas.

La medida busca limitar de manera indirecta las reuniones en la esfera privada, donde los contagios se multiplican.

Lea también: ¿Es eficaz el toque de queda para hacer retroceder la pandemia de covid-19?

Una encuesta de Harris Interactive a 752 personas realizada justo después del anuncio presidencial del toque de queda muestra una amplia aceptación de las medidas, con un 70% de aprobación. Sin embargo, un 6% indicó que no obedecería y un 16% que se permitirían excepciones.

Este llamado a la rebelión es perceptible en las redes. El economista Philippe Herlin, por ejemplo, denuncia la "ausencia de una segunda ola" de infecciones. : "Hay que oponerse, resistir, hacer trampa. ¡Defendamos nuestra libertad!”, arenga en Twitter, con la foto de una afiche que recuerda el toque de queda en París durante la ocupación nazi.

Otros, ya anunciaron que piensan hacer trama para sortear el toque de queda. Al tanto de las derogaciones previstas por el decreto, por ejemplo en caso de viaje tardío en tren, Xavier, de 29 años, explica una estrategia. "Si vives cerca de una estación de tren, podrías comprar un billete de salida tardía y al menos salir hasta la hora de salida", citado por Le Figaro. Él, personalmente, afirma que ni siquiera se tomará la molestia de inventar una excusa. “Saldré, eso es todo. Y en el caso de que intenten detenerme, trataré de escapar".

Oposición política al toque de queda

A media que la pandemia continúa, el consenso político sobre la necesidad de férreas restricciones parece fisurarse. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, está presionando al gobierno para que suavice las reglas para los teatros, cines y otros lugares culturales para que los clientes puedan volver a casa más tarde.

Los propietarios de restaurantes también critican la medida que, según ellos, tiene poco sentido dadas las normas de distanciamiento social que ya aplican en sus establecimientos.

La alcaldesa de Marsella, Michèle Rubirola, impugnó una medida que, según ella, es el resultado de los insuficientes esfuerzos del gobierno para reforzar los sistemas hospitalarios en los últimos meses.

Por lo pronto, los infractores al toque de queda deberán pagar una multa de 135 euros. Para los reincidentes, se exponen a seis meses de cárcel y una multa de 3.500 euros. Unos 12.000 policías velarán por el cumplimiento de la medida.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.