Saltar al contenido principal
Francia - Coronavirus

Macron prepara un nuevo reconfinamiento sin contar con un consenso político

El presidente francés, Emmanuel Macron, en una visita a un hospital en Pontoise. 23 de octubre de 2020.
El presidente francés, Emmanuel Macron, en una visita a un hospital en Pontoise. 23 de octubre de 2020. AFP - LUDOVIC MARIN
Texto por: Alex Sinclair
3 min

El presidente Emmanuel Macron se dirigirá este miércoles a los franceses para anunciar las nuevas medidas para enfrentar la segunda ola del coronavirus. La estrategia del gobierno, que se apoyaría en un confinamiento más flexible que el primero, no cuenta esta vez con el apoyo de partidos opositores y sindicatos, que denuncian una falsa concentración e improvisación.

Anuncios

Los franceses se preparan para el anuncio de nuevas medidas restrictivas ante una segunda ola de covid-19, luego de que Francia registrara el domingo un récord de 52.000 contagios en 24 horas. A las espera que el presidente Emmanuel Macron hable el miércoles a las 20 (hora de París), desde el gobierno indican que “todo puede cambiar hasta último momento”.

Entretanto, aumentan los rumores de un nuevo confinamiento generalizado, impulsado por el clamor del sector de la Salud que puede resumirse en el argumento del especialista en enfermedades infecciosas, Gilles Pialoux, que llamó al gobierno a decretar un nuevo confinamiento en todo el país, a pesar del costo económico de tal medida.  "La economía puede recuperarse, en cambio las pérdidas humanas no", sintetizó.

 El presidente francés, Emmanuel Macron, convocó este martes un Consejo de Defensa dedicado al covid-19. Según la prensa, el gobierno contempla extender el toque de queda nocturno que ya afecta a 46 millones de personas, imponer un confinamiento domiciliario de fin de semana o localizado en las zonas más afectadas, como París.

“Gestión completamente errática de la crisis sanitaria”

Al margen de las especulaciones, lo que es un hecho es que esta vez el gobierno no cuenta con el respaldo de los partido de oposición y sindicatos. Convocados el martes por el primer ministro Jean Castex, los responsables de las formaciones opositoras expresaron su descontento.

Christian Jacob, líder del partido conservador Los Republicanos sostuvo que el primer ministro “no ha puesto nada sobre la mesa”, y  lamentó "la sensación de improvisación, el pánico, la falta de anticipación" del gobierno.

 Desde la extrema derecha, Marine Le Pen cuestionó "la gestión completamente errática de la crisis sanitaria" mientras que el comunista Fabien Roussel pidió "medidas coherentes que sean comprendidas por nuestros conciudadanos".

El portavoz del gobierno Gabriel Attal, por su parte, respondió cuestionando “a los que critican sin proponer nada”, apuntando en particular a Marine Le Pen, quien, según él, se fue antes de que Jean Castex respondiera a las preguntas formuladas.

Por su parte, la patronal ya hizo saber su hostilidad a un nuevo confinamiento. "Si nos reconfinamos totalmente como lo hicimos en marzo, nos dirigimos hacia un colapso de la economía francesa, corremos el riesgo de no recuperarnos de él", advirtió el lunes el presidente de la organización patronal MEDEF, Geoffroy Roux de Bézieux.

El modelo irlandés

Por lo pronto, la hipótesis que suena con más fuerza es un reconfinamiento  nacional más flexible que el escenario de marzo, ya que las escuelas y las tiendas permanecerían abiertas, similar al dispositivo que se impuso en Irlanda.

El Ejecutivo también ha considerado la posibilidad de endurecer el toque de queda, que actualmente afecta a 54 departamentos y a unos 46 millones de personas entre las 21.00 y las 06.00 de la mañana.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.