Francia

Expresidente francés Sarkozy se defiende en juicio por corrupción en París

El expresidente francés, Nicolas Sarkozy, llega a la corte de París el 7 de diciembre de 2020.
El expresidente francés, Nicolas Sarkozy, llega a la corte de París el 7 de diciembre de 2020. AP - Thibault Camus
Texto por: RFI
4 min

"No he cometido jamás el más mínimo acto de corrupción", aseguró este lunes el expresidente de Francia, Nicolas Sarkozy, en el juicio en su contra que se realiza en París por corrupción y tráfico de influencias.

Anuncios

Con nuestras enviadas especiales a los tribunales de París, Anne Soetemondt y Marine de la Moissonnière, con AFP.

Fue el momento más esperado del juicio por "escuchas" que se abrió hace dos semanas en París: la declaración de Nicolas Sarkozy. El expresidente está siendo juzgado junto con su abogado, Thierry Herzog, y un magistrado, Gilbert Azibert, por corrupción y tráfico de influencias. Es un caso inédito porque nunca antes un presidente francés fue juzgado en un tribunal penal y estuvo presente en el juicio.

Antes de él, solo Jacques Chirac, su antecesor y mentor político, fue juzgado y condenado por malversación de fondos públicos cometida cuando era alcalde de París, pero debido a problemas de salud nunca compareció ante la corte.

Sarkozy, presidente entre 2007 y 2012, expresó su "ira" e "indignación" por los cargos de los que se le acusa. Incluso antes de las primeras preguntas del presidente del tribunal, Sarkozy, de 65 años, quiso poner los puntos sobre las íes. "Permítanme decir solemnemente, porque he esperado este momento, que nunca he cometido el más mínimo acto de corrupción, ni he manipulado ninguna influencia", dijo con voz temblorosa el expresidente, vestido de traje y corbata negra, y acompañado a pocos metros por dos de sus hijos.

En la sala de audiencia, semivacía debido a las restricciones por la pandemia del covid-19, reinaba un silencio sepulcral.

"Quiero ser limpiado de esta infamia, quiero la verdad”, continuó Sarkozy quien a lo largo de la audiencia respondió con elocuencia a todas las preguntas e incluso hizo reír al público.

Sarkozy es sospechoso de haber intentado corromper, junto con su abogado Thierry Herzog, al exmagistrado Gilbert Azibert, cuando era juez en el Tribunal Supremo.

Según la acusación, el exmandatario buscaba obtener informaciones cubiertas por el secreto profesional, e influir en las diligencias abiertas ante la alta jurisdicción relacionada con el caso Bettencourt, sobreseído a finales de 2013.

A cambio, habría ayudado a Azibert a obtener un puesto de prestigio al que éste aspiraba en Mónaco, aunque nunca lo obtuvo.

Este caso, conocido en Francia como el de las "escuchas", surgió por otro caso que afecta desde hace años al exjefe del Estado, el de las sospechas de financiación de Libia a su campaña presidencial de 2007, que le ha supuesto una inculpación cuádruple.

En el marco de estas investigaciones, los jueces descubrieron en 2014 la existencia de una línea telefónica oficiosa entre el expresidente y Herzog, abierta a nombre de "Paul Bismuth", el nombre de un viejo conocido de secundaria del abogado.

Las conversaciones interceptadas en esta línea secreta están en el centro del caso. Para la acusación, son la prueba de un "pacto de corrupción". Para la defensa, se trata de una escucha "ilegal" ya que considera que se ha violado el secreto de los intercambios entre un abogado y su cliente.

Cuando fue interrogado sobre las escuchas telefónicas, leídas unos minutos antes, el ex presidente respondió que el pacto de corrupción no existía y que solo se escuchan las palabras de un abogado que intentaba tranquilizar a su cliente.

Su abogado, Thierry Herzog, le estaba dando información recopilada por Gilbert Azibert sobre su apelación. Un simple "chisme" de la parte de su abogado, minimiza Sarkozy, con la intención de tranquilizarlo, ya que el expresidente es de naturaleza ansiosa.

En caso de ser declarado culpable, Sarkozy podría ser condenado a diez años de cárcel y a un millón de euros de multa por corrupción y tráfico de influencias.

Con AFP.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas