Francia

Macron plantea inscribir la defensa del clima en la Constitución vía un referendo

El presidente francés Emmanuel Macron anunció el lunes por la noche que tiene la intención de celebrar un referéndum para incluir la protección del medio ambiente en la constitución francesa.
El presidente francés Emmanuel Macron anunció el lunes por la noche que tiene la intención de celebrar un referéndum para incluir la protección del medio ambiente en la constitución francesa. AP - Thibault Camus
Texto por: RFI
4 min

El presidente francés abrió el lunes el camino para una consulta popular sobre la introducción de la protección del medio ambiente en la Constitución, durante una reunión con los miembros de la Convención Ciudadana sobre el Clima (CCC), quienes le instaron a tomar "decisiones fuertes" contra el calentamiento global. Macron necesitará el apoyo del Senado, controlado por la oposición conservadora.

Anuncios

Emmanuel Macron anunció este lunes que se celebrará un referéndum para incluir la defensa del clima y la preservación del medio ambiente en la Constitución si el Parlamento aprueba la reforma.

"Será una reforma constitucional" que "debe pasar primero por la Asamblea Nacional y el Senado y ser votada en términos idénticos", dijo ante los miembros de la Convención Ciudadana para el Clima.

Si se concreta, este referéndum sería el primero a celebrarse en Francia desde 2005, cuando se realizó uno relacionado con la Constitución europea, que terminó con la victoria del "no".

El uso del referéndum para "incluir las nociones de biodiversidad, medio ambiente, lucha contra el calentamiento climático" en el artículo 1 de la Constitución está incluido en las 149 proposiciones de los 150 miembros de la Convención Ciudadana para el Clima (CCC).

Macron había indicado el 14 de julio que deseaba inscribir "lo más rápido posible" la lucha contra el calentamiento climático en la Constitución, lo que sería "un avance mayor".

Una realización incierta

Sin embargo, la organización de este referéndum de aquí al final del quinquenio en 2022 sigue siendo incierta, ya que sólo puede tener lugar tras una votación de la Asamblea Nacional y el Senado, este último controlado por la oposición de derecha.

Emmanuel Macron hizo el anuncio al final de las 3h30 de intensos intercambios con 132 miembros del CCC, que lo sometieron a un aluvión de preguntas concretas y a veces técnicas, así como a preguntas críticas sobre su balance ecológico.

"Tiene la oportunidad de pasar a la historia tomando decisiones fuertes. ¡Así que atrévase, Sr. Presidente!", lo interpeló Christine, que viene de un "pequeño pueblo en los Alpes". "Lo que te pedimos es que seas coherente", instó Agnès cuando se abordó el despliegue de la tecnología 5G. Más polémico, Paul deploró su "poco ambiciosa" política ecológica y preguntó: “¿Es usted climatocínico o climatoescéptico”.

Para llevarse a cabo, la consulta debe primero pasar por la Asamblea Nacional y luego por el Senado y ser votado en términos idénticos.  Esto constituye un obstáculo mayor. Ka consulta del pueblo francés es juzgada "muy incierta" por Benjamin Morel, profesor de derecho público de la Universidad de París II Panthéon-Assas, subrayando el "poco tiempo que queda en el calendario parlamentario".

"El grupo de LR (Los Republicanos, conservadores) en el Senado debería considerar apropiado conceder un plebiscito sobre un tema que es a priori consensuado a su principal oponente político a un año de las elecciones presidenciales", escribió en Twitter.

Un anuncio "esencialmente simbólico"

Muy dura en sus reacciones iniciales, la oposición criticó un "golpe de Estado" político cuyo resultado se considera incierto. "Esto no cambiará nada: la carta ambiental ya tiene valor constitucional", se burló el senador de LR Bruno Retailleau, quien acusó a Emmanuel Macron de querer "ocultar su pobre balance ecológico".

Adoptada en 2004, la carta del medio ambiente se cita, desde el 1 de marzo de 2005, en el primer párrafo del preámbulo de la Constitución.

"Un referéndum a favor o en contra de la lluvia, después de todo lo que hemos pasado, qué espectáculo", fustigó el número dos de Agrupación Nacional (Ex Frente Nacional), Jordan Bardella.

Por parte de las ONG, Greenpeace lamentó un anuncio "esencialmente simbólico" de un presidente que "brilló con una intervención hueca, sin ningún nuevo anuncio".

Antes de mencionar el referéndum, Emmanuel Macron no hizo ningún anuncio importante, pero defendió su política asegurando que "ningún gobierno ha hecho tanto por la ecología". Dijo que unas 50 de las 149 propuestas formuladas por el CCC en la primavera boreal ya "se habían aplicado o se estaban aplicando", en particular en la ley sobre el clima prevista para enero. Algunas medidas emblemáticas están todavía en veremos, como la renovación de edificios con eficiencia energética o la limitación de la publicidad. Macron validó la creación de vales de alimentos para los más desfavorecidos, que se utilizarían para la compra de alimentos orgánicos.

Ante la insistencia de los "ciudadanos", Emmanuel Macron insistió en que "las elecciones hechas por la ecología" tenían que ser "aceptables para los franceses", recordando que la Convención de los Ciudadanos "nació precisamente porque el impuesto sobre el carbono no había sido aceptado por nuestros conciudadanos", lo que llevó a la crisis de los "chalecos amarillos".

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas