SALUD

Francia registra su primer nacimiento gracias a un trasplante de útero

La técnica se considera prometedora para las pacientes que nacen sin el órgano o a quienes tuvieron que sacarlo.
La técnica se considera prometedora para las pacientes que nacen sin el órgano o a quienes tuvieron que sacarlo. © Flickr/cl a ra maría inés
3 min

En Francia, una niña de 1,845kg nació el pasado viernes 12 de febrero gracias a un trasplante de útero, pero la noticia sólo se supo este miércoles. La donante era la madre de la paciente.

Anuncios

"La madre y el niño gozan de buena salud", dijo el profesor Jean-Marc Ayoubi, jefe del Departamento de Ginecología, Obstetricia y Medicina Reproductiva del Hospital Foch de Suresnes, un suburbio al oeste de París.

La madre, Déborah, de 36 años, se había sometido a un trasplante de útero en marzo de 2019, el primero en el país. El caso fue noticia en su momento porque la donante era la madre de la paciente, y ahora abuela materna, que entonces tenía 57 años. Nacida sin útero, la mujer trasplantada padece el síndrome de Rokitansky (MRKH), una enfermedad que afecta a una de cada 4.500 mujeres al nacer.

"Me siento normal, como una abuelita. La primera gran aventura terminó hace más de un año, cuando supimos que el injerto estaba bien adherido, que ya no había riesgo de rechazo, lo mío se acabó entonces. Ahora es la aventura de mi hija", explicó la madre de Déborah al diario Le Parisien.

La técnica se considera prometedora para las pacientes que nacen sin el órgano o a quienes tuvieron que sacarlo. También representa una alternativa experimental a la gestación subrogada, prohibida en Francia, o a la adopción.

Primer caso en Suecia

El primer nacimiento tras un trasplante de útero se produjo en Suecia en 2014. En su momento, la hazaña fue lograda por el equipo del profesor Mats Brännström, de la Universidad de Gotemburgo, y anunciada en la prestigiosa revista médica británica The Lancet. La donante, que estaba viva, tenía 61 años. Desde entonces, una veintena de bebés han nacido en varios países gracias a procedimientos similares.

Brasil destaca en este ámbito de la investigación porque tuvo el primer bebé del mundo nacido gracias al útero de una donante muerta. La madre, de 32 años en ese momento, tenía la misma enfermedad que la madre francesa. El bebé nació en 2018 en el Hospital Universitario de la USP, en São Paulo. La madre había recibido el útero de la donante fallecida en 2016. En ese momento, Estados Unidos y Turquía habían intentado el mismo experimento, sin éxito.

El profesor Jean-Marc Ayoubi explicóque se recomienda esperar un año antes del primer embarazo, para minimizar las posibilidades de rechazo del útero donado.

Un embarazo sin mayores complicaciones

Debido a la pandemia de coronavirus, el embarazo de Déborah tuvo que posponerse. El proceso de transferencia de óvulos fecundados in vitro tuvo lugar en julio. El embarazo se desarrolló en el primer intento y, según el hospital, se produjo sin mayores complicaciones. El bebé nació en la semana 33, lo que equivale a siete meses y medio de embarazo.

En caso de trasplante de útero, el tratamiento inmunosupresor para evitar el rechazo es más ligero que el recomendado para otros órganos. Los medicamentos están adaptados al embarazo, de la misma manera que para las mujeres embarazadas que se someten a un trasplante de riñón.

Hace doce años, Francia comenzó a investigar en este campo, en colaboración con el pionero sueco. Según el especialista francés, en Suecia varias mujeres trasplantadas ya han conseguido tener dos hijos.

Está previsto realizar otros trasplantes de útero en el Hospital Foch. El equipo del profesor Ayoubi recibió la autorización de la Agencia Nacional para la Seguridad de los Medicamentos y Productos Sanitarios (ANSM) para realizar ensayos clínicos con diez donantes vivas.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas