Francia coronavirus Macron

Macron, la soledad del poder al cabo de un año de Covid

El presidente Macron
El presidente Macron © Ludovic MARIN POOL/AF

Las dos cámaras aprobaron las medidas de restricción anunciadas por el presidente por 348 votos en la Asamblea Nacional y 39 en el Senado. Pero un año después de haber anunciado que el país estaba en 'guerra contra el coronavirus', Macron no puede contar con el apoyo de la derecha ni de la izquierda. 

Anuncios

Institucionalmente, Macron no requiere el voto de los parlamentarios.;El paso del primer ministro Castex por la Asamblea Nacional, para detallar las medidas anuncias por el mandatario, es meramente formal.

Pero el hecho de que la izquierda haya boicoteado la votación y que gran parte de la derecha no haya participado en ella, así como la violencia de las críticas de los parlamentarios, no contribuye a legitimar sus decisiones en un momento delicado para el país.

Tras un año de pandemia, los franceses comienzan un tercer confinamiento con escuelas cerradas, vacaciones perturbadas, hospitales al borde de la saturación y cifras inquietantes: en las últimas 24 horas se registraron más de 50.000 nuevas infecciones y tres centenares de fallecimientos, lo que suma 96.000 muertos por la Covid.

"Mientras en Alemania Merkel pasa 7 horas con los presidentes de regiones tratando de encontrar un consenso sobre las medidas sanitarias, el parlamento francés se limita a tomar nota de las decisiones de Macron", dice la parlamentaria socialista Valérie Rabault.

"Nos invitan para aclamar sus decisiones", protesta Melenchon, líder de la izquierda radical mientras que el comunista André Chassaigne habla de “un desprecio absoluto del monarca por el Parlamento y el pueblo".

La derecha no participó en el voto criticando "los fracasos sucesivos" del gobierno en lucha contra la epidemia.

"Este tercer confinamiento es un símbolo de la arrogancia ciega del mandatario", afirma Damien Abad, un parlamentario de derecha que también subrayó el aislamiento del mandatario en la toma de decisiones.  

Macron se ha independizado también de una buena parte de la comunidad científica y en particular del Comité Científico que lo había vendido asesorando.

En contra no solo de este comité sino de sus ministros, el mandatario decidió no confinar al pais el 29 de enero, una decisión personal que muchos le reprochan en este momento, si bien en su momento fue saludada también por muchos. 

El primer ministro Castex respondió que las oposiciones han cambiado por completo de discurso, pidiendo flexibilidad durante semanas, en particular con la apertura de comercios, y criticando ahora al gobierno por la dureza de las nuevas restricciones.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas