CORONAVIRUS

Francia: Médicos y farmacéuticos advierten sobre los riesgos de los autotest Covid-19

Los autotest Covid-19, cuya venta está ahora autorizada en Francia, fueron utilizados recientemente en otros países europeos. Aquí, un holandés compra uno en una farmacia de Ámsterdam, el 3 de abril de 2021.
Los autotest Covid-19, cuya venta está ahora autorizada en Francia, fueron utilizados recientemente en otros países europeos. Aquí, un holandés compra uno en una farmacia de Ámsterdam, el 3 de abril de 2021. © Ramon van Flymen / ANP / AFP

Desde este 12 de abril, es teóricamente posible conseguir un autotest para la detección del coronavirus en las farmacias de Francia. Pero los profesionales de la salud advierten sobre los riesgos de los malos usos de este dispositivo.

Anuncios

En Francia, los autotest para detectar la Covid-19 están a la venta en las farmacias desde este lunes, una nueva iniciativa para empujar a los franceses a hacerse la prueba con más frecuencia. Sin embargo, este dispositivo médico conlleva varios problemas.

Falsos negativos

La primera fuente de preocupación de los médicos es acerca de la sensibilidad de estos autotest. Según la Alta Autoridad Sanitaria (HAS) de Francia, sólo detectarían entre el 50% y el 60% de los casos positivos en la gente asintomática.

Lea también: Los franceses podrán hacerse un autotest en casa para detectar la Covid-19

Si un paciente positivo, pero sin ningún síntoma, se realiza un autotest, corre entonces el riesgo de ser lo que se llama un "falso negativo". Para Bruno Boyer, presidente de la sección de salud pública del Consejo Nacional de la Orden de los Médicos, hay que tener prudencia si el autotest es negativo: "No es en absoluto un tótem. No significa que uno puede unirse a una manifestación, prescindir de una mascarilla. En absoluto".

Dificultad para identificar a los positivos

La segunda preocupación de los profesionales de la salud es que los pacientes positivos no puedan ser identificados. Agnès Giannotti, vicepresidenta del sindicato de los Médicos de Cabecera de Francia, teme que la gente se confine "sólo para lo que les conviene. Y en cualquier caso, no habrá vigilancia por parte de la seguridad social ni de ningún otro profesional. Personalmente, no veo el sentido de este tipo de test".

En la farmacia de Issy-les-Moulineaux, cerca de París, la responsable Allegrine Cohen también está en contra de su uso: "Si es positivo, ¿qué van a hacer? ¿Lo van a declarar a la seguridad social? ¿Al médico? No lo creo. Yo misma, si fuera positiva, me daría vergüenza decirlo. Es ridículo".

Nassira, una clienta, tiene la intención de utilizarlo para proteger a sus familiares, aunque admite tener dudas sobre su éxito en Francia: "Puede ser interesante si tenemos el deseo de declararnos. Pero tendemos a ocultarlo porque declararnos significa que no tenemos que ir al trabajo y tenemos que decirlo a la escuela. Todos tenemos que formar parte de un proceso colectivo. Creo que es puramente cultural, hay que ver si se va a democratizar aquí".

Los autotest se venden a seis euros cada uno y no son reembolsados por la seguridad social. Si el resultado, que aparece en pocos minutos, es positivo, en teoría debe confirmarse mediante una prueba PCR realizada en un laboratorio.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas