FRANCIA

Literatura: la increíble historia de los escritos inéditos de Céline

El escritor Louis-Ferdinand Céline falleció en 1961.
El escritor Louis-Ferdinand Céline falleció en 1961. DR

Es un descubrimiento extraordinario en el mundo literario y una historia rocambolesca: miles de páginas escritas por Louis-Ferdinand Céline y robadas en 1944 han reaparecido. El caso fue revelado por el diario francés Le Monde.

Anuncios

Louis-Ferdinand Céline, que murió en 1961, no dejó de repetirlo: cuando acababa de huir a la Alemania nazi con los ultras de la Colaboración, fueron robados en su piso parisino de Montmartre voluminosos manuscritos, la mayoría inéditos. Las páginas, que se habían buscado en vano hasta entonces, salieron a la luz del día. Fue el periódico Le Monde quien reveló el epílogo de esta novela de suspenso.

Una novela de suspenso

La historia es increíble. Desde 1944, muchos han tratado de rastrear este tesoro de papel, entrevistando a los supervivientes del Montmartre de la Liberación, buscando la más mínima pista en las subastas provinciales. Todo en vano.

Los manuscritos estaban en posesión de Jean-Pierre Thibaudat, crítico de teatro y ex periodista del diario Libération. Le fueron confiados hace 15 años por un misterioso donante con una condición: no hacerlos públicos antes de la muerte de la viuda de Céline. Lucette Destouches murió a los 107 años, a finales de 2019.

"Hace muchos años, un lector de Libération me llamó y me dijo que quería darme unos documentos. El día de la cita, llegó con enormes bolsas que contenían hojas escritas a mano. Eran de puño y letra de Louis-Ferdinand Céline. Me los dio con una condición: no hacerlos públicos antes de la muerte de Lucette Destouches, porque, siendo de izquierdas, no quería ‘enriquecer’ a la viuda del escritor", cuenta Thibaudat a Le Monde.

Varias pistas

Durante años, sin decirlo a nadie, Thibaudat transcribió los manuscritos –sin pensar en venderlos a pesar de su valor, insiste. No quiere decir quién es el misterioso donante, pero asegura que no pidió "ni un céntimo" a cambio.

El mismo Céline pensó que el ladrón podía ser Oscar Rosembly, un judío de Córcega quien fuera su administrador. A la Liberación de París, Rosembly reaparece como teniente de las Fuerzas Francesas del Interior (FFI) y, con algunos compañeros, aprovecha la confusión general para "visitar" los pisos de las personalidades que huyeron. Una actividad que no pasó desapercibida, y por la que fue detenido un tiempo.

La leyenda dice que Rosembly viajó luego a Estados Unidos donde se volvió una especie de gurú, y que más tarde trabajó para Dior, antes de volver a Córcega donde murió en 1990. Esta pista fue seguida hasta encontrar a su hija, quien mencionó la existencia de archivos pero nunca accedió a mostrarlos.

Otra pista es la del resistente Yvon Morandat, quien vivió en el apartamento del escritor tras la Liberación. Cuando Céline pudo volver a Francia, Morandat intentó restituirle sus escritos y muebles, pero éste se negó, alegando que sólo se trataba de borradores.

Un acontecimiento literario

La cantidad de hojas que recibió Jean-Pierre Thibaudat equivalía a un metro cúbico de papel. "Había miles de páginas, un poco desordenadas, y tardé meses en ordenarlas", comenta en Le Monde.

Entre ellas, el manuscrito de Muerte a crédito y 600 páginas inéditas de Casse-pipe (misión peligrosa), la novela inacabada que faltaba entre Muerte a crédito y Viaje al fin de la noche. En una carta a su amigo Pierre Monnier, en 1950, Céline escribía: "Hay que decir en todas partes que si Casse-pipe está incompleta, es porque los Purificadores han tirado todo el desarrollo y el final, 600 páginas de manuscrito en las basuras de la avenida Junot".

Añadía que estos "saqueadores" también habían robado un grueso manuscrito titulado La voluntad del rey Krogold, prácticamente inédito, que fue encontrado entre los archivos desvelados, entre otros relatos cortos, cartas y fotografías.

También se encontró una novela inédita en tres partes y de 1.000 páginas, titulada Londres, donde el lector sigue a su héroe Ferdinand en los bajos fondos de la capital inglesa. Un texto que prefigura Guignol’s Band, la novela "londinense" de Céline publicada en 1944.

Lo cierto es que estos manuscritos le valieron a Thibaudat estar sumido durante meses en un embrollo judicial con los herederos de Céline, que finalmente recuperaron el tesoro. François Gibault y Véronique Chovin consideran donar la totalidad de Muerte a crédito a la Biblioteca Nacional de Francia (BNF). En cuanto a los otros manuscritos, deberían ser publicados, probablemente por la editorial Gallimard.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Siga toda la actualidad internacional descargando la aplicación RFI