Vaticano - Pedofilia

Ratzinger habría frenado destitución de cura pedófilo

Foto con la firma del entonces Cardenal Ratzinger en una carta sobre la exclusión del Padre Kiesle.
Foto con la firma del entonces Cardenal Ratzinger en una carta sobre la exclusión del Padre Kiesle. ©Reuters

El hoy papa Benedicto XVI se opuso a comienzos de los 80 a la expulsión de un sacerdote de California acusado de abuso sexual argumentando que tal decisión podría socavar “el bien universal de la Iglesia”, según se prueba en un intercambio de cartas entre autoridades eclesiásticas de ese Estado norteamericano y el entonces guardián de la Fe católica.

Anuncios

Los escándalos de pedofilia que envuelven a la Iglesia parecen no tener fin y tocan cada vez más cerca al Papa Benedicto XVI. La serie de cartas divulgadas este viernes por el abogado Jeff Anderson –que representa a dos de las seis víctimas-muestra claramente la reticencia expresada en varias ocasiones por el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, cuando altas autoridades de la diócesis de Oakland (norte de California) le plantearon la necesidad de expulsar al sacerdote Stephen Kiesle, implicado -y hasta procesado judicialmente- en varios caso de pedofilia en 1978. El caso fue revelado por la agencia AP.

A partir de 1981, el obispo de Oakland John Cummins comenzó a pedirle a Ratzinger la expulsión de Kiesle, citando un caso judicial de 1978 en el cual el sacerdote reconocía los hechos que se le imputaban ante un tribunal que lo había acusado de abusar de seis niños de entre 11 y 13 años.

La respuesta del Papa es clara y no dio lugar a dudas a Cummins: “Esta corte juzga necesario considerar el bien de la Iglesia Universal además del demandante. No es posible tampoco arrojar luz sobre el perjuicio que podría provocar en la comunidad de la Fe de Cristo el otorgar la expulsión, particularmente teniendo en cuenta la corta edad del demandante”.

Ratzinger le informa a Cummins que el caso debe ser sometido a una "cuidadosa consideración, por lo tanto tomará un periodo más largo de lo normal".

Anderson dijo que la correspondencia "definitivamente pone al Cardenal Ratzinger y al Vaticano en medio de un encubrimiento y una negación continua" de los casos de pedofilia en el seno de la Iglesia católica.

El portavoz del Vaticano Ciro Benedettini defendió el manejo del caso por parte de Ratzinger en una declaración a la agencia de noticias italiana ANSA este viernes. "El entonces Cardenal Joseph Ratzinger no encubrió el caso, sino que expresa la necesidad de estudiar el caso con una cuidadosa atención, teniendo presente el bien de todas las personas implicadas", dijo Benedettini.

Por el caso que el Papa prefirió encubrir castigar, Kiesle fue sentenciado a tres años de libertad condicional. En 2004 fue sentenciado a seis años de cárcel por abusar de una niña en 1995. Para Anderson, Kiesle logró una pena muy blanda en el caso de 1978 "por la influencia que tiene la Iglesia".

El sacerdote violador dejó los hábitos en 1987, pero en los documentos no se especifica si fue por la interdicción de Ratzinger o por voluntad propia.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas