La actualidad internacional en los diarios europeos

Anuncios

Los diarios de este lunes parecen ser un recopilatorio de desastres reales o eventuales relacionados con las fuerzas de la naturaleza: las lluvias que desolaron Pakistán, la avalancha de lodo en China, el iceberg desprendido de Groenlandia y, por supuesto, Rusia. El humo que asfixia a Moscú se sigue esparciendo sobre las páginas de los principales medios europeos.

El título principal de la tapa de Le Monde, de Francia, es elocuente: “El Gobierno ruso no consigue organizar la lucha contra el fuego”, afirma. La foto tampoco deja lugar a dudas: una vendedora de muñecas en la plaza roja manipula sus matruschkas con el infaltable barbijo.

Mientras Le Figaro rescata la inquietud por la seguridad nuclear, el International Herald Tribune explica que “en este verano de extremo calor, sequía y crisis de la cosecha se agrega ahora un desastre nacional de fuegos salvajes que ha originado un extraño resurgir de ira popular”. El diario no hace más que poner el foco en la ineficacia de Medvedev, Putin y compañía. Por eso sugiere una marcada incapacidad del gobierno para no solamente operar con efectividad, sino para no parecer desubicados ante la situación.

El testimonio de Dmitri Peskov, un vocero del Primer Ministro no han ayudado ni aclarado nada: dijo que las críticas recibidas de los gobernadores y autoridades locales sólo reflejan la división de las responsabilidades de la lucha contra el fuego en Rusia, lo que no hizo más que reavivar las llamas que prendieron en los ecologistas.

El País, justamente, da cuenta de ello en un despliegue de dos páginas, y habla del “déficit de gestión y organización”. Y asegura que “el Kremlin ignoró en su momento las numerosas críticas de los ecologistas al nuevo código forestal que legitimó un complejo sistema de competencias sobre los territorios regionales o federales”. Y apunta que eso desfinanció la gestión de espacios naturales, disminuyó la cantidad de guardabosques y las responsabilidades se fragmentaron con un único y deplorable resultado: nadie supo quién tenía que hacer qué cosa cuando el fuego acechara.

Otro que se quemó -pero sin llamas- fue el ex gigante financiero Lehman Brothers, que ahora vuelve a ser noticias no por la falta de escrúpulos de sus brokers sino porque para pagar una parte de sus deudas, la sociedad que administra su quiebra pondrá a la venta su valiosísima colección de arte contemporáneo. El Financial Times de Londres cuenta que las obras se venderán simultáneamente al mejor postor en los dos templos de las subastas: Christie´s, en Londres, y Sotheby´s, en Nueva York, en septiembre.

La deuda de Lehman supera los 600 mil millones de dólares, y con las ventas se esperan recuperar apenas unos 13 millones, según las estimaciones. Las obras de artistas como Lucien Freud, Danmien Hirst y Takashi Murakami recaudarán finalmente una cifra insignificante, que apenas hubiera alcanzado para pagar un puñado de bonos de fin de año para los ejecutivos que vaciaron el banco.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas