La saga de los "Pink Panther"

España entrega la cabeza del ladrón más buscado en Japón

Hadziahmetovic, uno de los presumibles cerebros de los "Pink Panther", escoltado por guardias de la policía japonesa, este sábado, en Madrid.
Hadziahmetovic, uno de los presumibles cerebros de los "Pink Panther", escoltado por guardias de la policía japonesa, este sábado, en Madrid. Photo: Reuters

Se trata del montenegrino Rifat Hadziahmetovic, uno de los cabecillas de la célebre banda que perpetró el robo más grande de la historia del país asiático en 2007, del cual escaparon en bicicleta. También habían vaciado la tienda parisina de Harry Winston en Paris y Graff, en Londres. Se les atribuyen golpes por más de 250 millones de dólares en atracos en todo el mundo.

Anuncios

Rifat Hadziahmetovic, de 42 años, había sido detenido el año pasado en Chipre, cuando, haciéndose pasar por turista, quiso salir de sus fronteras con un pasaporte falso. De allí fue extraditado a España, donde lo buscaban por un robo a una importante joyería de Tenerife, de donde habían desaparecido relojes de lujo por valor de casi 600 mil euros.

Hadziahmetovic es uno de los presumibles cerebros de los "Pink Panther", una banda internacional de ladrones de raíz balcánica integrada por varios ex militares y miembros de la inteligencia serbia que se había convertido en los últimos años en una pesadilla para Interpol, Europol y cuanta fuerza de investigación policial se pusiera tras sus pasos.

Finalmente, en la madrugada de este sábado, fue entregado a una comisión de la policía japonesa y embarcado a Tokio, a donde se espera que llegue antes de que termine el día. En 2007, en el barrio de Ginza de la capital japonesa, precisamente, los Pink Panther se llevaron el “Collar de la Condesa de Vendôme”, valorado en dos millones de euros. Así, daban el mayor golpe de la historia en el país. El tráfico los obligó a huir en bicicleta, lo mismo que en anteriores golpes -en la Costa Azul francesa por ejemplo-, huyeron en lanchas rápidas o -en Alemania- en veloces BMW.

Una carrera de golpes y lujos

Si bien de vez en cuando alguno de sus miembros era sorprendido en cualquier rincón del mundo en alguna redada, las diferentes células de la banda siguieron operando y dando golpes espectaculares en las capitales más importantes y, sobre todo, en balnearios de lujo donde se movían como cualquier miembro más del Jet Set, uno de sus escenarios favoritos para jugar con roles, personajes y entornos que harían sentir un principiante a cualquier guionista de Hollywood. Se les atribuyen más de cien golpes y el valor de lo robado ascendería a 250 millones de dólares.

Alemania, Suiza, Inglaterra, Grecia, Estados Unidos, Dubai… Allí donde estuvieran los ricos y las joyas más valiosas del planeta, los Panthers montaban sus planes y operaban en las sombras gracias a una red local que les aseguraba logística, escape, protección y, luego, el transporte y la reducción del botín.

En París, precisamente, dieron su último gran golpe en diciembre de 2008, cuando vaciaron varios cajones de la famosa joyería Harry Winston en el 29 de la Avenue Montaigne. El resultado: un botín de más de 80 millones de euros y ni una sola pista que pudiera advertir sobre la inminencia del golpe o seguir la pista tras el hecho.

En la joyería Graff, de Londres, se alzaron con diamantes por valor de más de 30 millones de dólares, aunque en aquella oportunidad, una redada en un hotel de lujo dio con una de las joyas robadas, un anillo de un millón de euros que fue encontrado dentro de un frasco de crema humectante, como en la película de Blake Edwards. Ese día, Scotland Yard los bautizó con el nombre que los haría famosos y los convertiría casi en un mito.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas