Premio Nobel de la Paz

“Un Nobel para todas las mujeres”

Las ganadoras del Nobel de la Paz 2011: la yemení Tawakkol Karman, y las liberianas Leymah Gbowee y Ellen Johnson Sirleaf.
Las ganadoras del Nobel de la Paz 2011: la yemení Tawakkol Karman, y las liberianas Leymah Gbowee y Ellen Johnson Sirleaf.

Un histórico trío de luchadoras contra la injusticia, la dictadura y la violencia sexual recibió el Premio Nobel de la Paz 2011. El prestigioso galardón fue entregado a la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, su compatriota Leymah Roberta Gbowee y la periodista yemení Tawakkol Karman.

Anuncios

Este año la ceremonia de entrega del Nobel de la Paz contrastó con el silencio que reinó el año pasado en Oslo debido a la ausencia del homenajeado, el disidente chino encarcelado Liu Xiaobo. Por el contrario, el acto de este sábado en la capital noruega permitió escuchar el mensaje de estas tres mujeres comprometidas con la lucha por la igualdad y la paz.

Recibieron el Nobel de la Paz la presidenta liberiana Ellen Johnson Sirleaf, su compatriota Leymah Gbowee y la periodista yemení Tawakkol Karman, figura de proa de la “primavera árabe”. Fue la primera vez que este galardón se entregó a tres mujeres, lo que convirtió a esta ceremonia en un homenaje al género femenino.

En su discurso, Ellen Johnson Sirleaf, elogió a todas las mujeres del mundo, "en especial a las que han visto los desastres que produce la violencia despiadada". También recordó a todas las mujeres que han ganado el premio con anterioridad y a aquellas "que con su lucha privada y silenciosa ayudaron a formar nuestro mundo".
"No tengan miedo de condenar la injusticia, aunque estén en minoría. No tengan miedo de buscar la paz, aunque hablen con una voz débil. No tengan miedo de exigir la paz", dijo la presidenta de Liberia en la entrega del Nobel de la Paz 2011, que se celebró en el ayuntamiento de Oslo.

Tres luchadoras
Las galardonadas han liderado combates distintos, pero el presidente del comité Nobel, Thorbjoern Jagland, destacó que eran ejemplo de mujeres que rechazaron ser relegadas al rol de víctimas, y en cambio adoptaron una acción decisiva para poner fin a las guerras y promover la paz, la democracia y los derechos humanos.

Primera mujer electa democráticamente en un país africano, en 2005, Ellen Johnson Sirleaf, de 73 años, ha trabajado para que su país supere los traumas tras 14 años de guerras civiles (1989-2003) que dejaron un saldo de 250.000 muertos.

Luego de su reelección el mes pasado, Sirleaf confió a su compatriota Laymah Gbowee, también galardonada con el Nobel este sábado, la tarea de liderar la reconciliación nacional. Ggowee, de 39 años, fue la promotora de un movimiento pacífico de mujeres que contribuyó a poner fin a la segunda guerra civil, en 2003, con una original “huelga de sexo”, entre otros.

De su lado, Tawakkol Karman, primera mujer árabe que recibe el Nobel de la Paz, ha sido uno de los pilares del movimiento que exige la salida del presidente yemení Alí Abdalá Saleh, en el poder desde hace 33 años. Karman, quien es periodista, aprovechó la palestra en Oslo para denunciar la indiferencia internacional con respecto a su país.

“Con tristeza, debo decir, que no se benefició de la compresión, del apoyo o de la atención de la comunidad internacional, como ocurrió con otras revoluciones en la región”.

El otorgamiento del premio a Karman, significó un reconocimiento de la comisión del Nobel de la Paz al movimiento de la Primavera Arabe que se propagó de Túnez a Siria y al que impulsaron activistas a menudo anónimos. A sus 32 años es la más joven que ha recibido el galardón. También encabeza al grupo Periodistas Mujeres sin Cadenas que defiende los derechos humanos.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas