Revista de prensa

La reseña de la prensa francesa del 20 de julio de 2012

Anuncios

Se destacan hoy las imágenes de la guerra civil en Siria en las primeras planas de los diarios. Le Parisien y L'Humanité publican fotos de Damasco en sus respectivas portadas. Las imágenes no son muy nítidas pero en la foto de L'Humanité se alcanzan a ver columnas de humo que se levantan en diferentes puntos de la ciudad. Le Parisien enfoca una calle donde se distinguen varios objetos en llamas y más al fondo un incendio. Le Figaro trae varias fotos de la ciudad de Azas destruida por los combates. Este matutino asegura por otra parte que la población ha empezado a huir masivamente de la capital, por miedo a la venganza del régimen tras el atentado del miércoles en el que murió la plana mayor del aparato de seguridad. Según Libération, los pueblos sunnitas del oeste del país también se están quedando vacíos porque el Ejército sirio se ha encarnizado sobre ellos. Esa región del occidente de Siria es en su mayoría alauita, una rama del Islam a la que pertenece el clan Asad y el tabloide afirma que el régimen podría estar pensando utilizarla como posición de repliegue, lo cual explicaría que estén atacando las localidades sunnitas. Libération publica un reportaje conmovedor que empieza con una mujer vestida de negro de la cabeza a los pies, dando alaridos en la que fue su casa y que acaba de ser destruida por un bombardeo del ejército sirio. Esa sola imagen expresa todo el horror de la guerra.

Pero la foto que más sobresale en la portada de Libération es una foto de una prostituta en el Bois de Boulogne aquí en París. Es que Libération le da mucho despliegue en su edición de hoy al debate sobre la abolición de la prostitución, iniciado por la ministra de la Condición femenina Najat Vallaud-Belkacem quien declaró que su principal objetivo era ése: erradicar la prostitución. El tabloide le da la palabra a unos y otros: los que están a favor y los que están en contra, como la vicepresidenta del Sindicato de trabajadores sexuales Morgane Merteuil quien estima que la prohibición no acabaría con el oficio pero obligaría a quienes lo ejercen a abandonar el centro de las ciudades, y al empujarlos a la clandestinidad, los haría más vulnerables. En su editorial, Libération toma partido contra la prohibición porque considera que va en contra de la libertad de los clientes y de quienes ejercen el oficio más antiguo del mundo. Afirma que para los abolicionistas todas las personas que se prostituyen son víctimas y según el diario no es así. Hay dos categorías de trabajadores del sexo, las víctimas de la trata de blancas y quienes lo hacen por decisión personal, las bien llamadas "mujeres de vida alegre", anota el editorialista y opina que lo que habría que hacer es aplicar las leyes ya existentes, empezando por perseguir y desmantelar las redes de tráfico de mujeres.

El matutino católico La Croix da un ejemplo de tolerancia y de espíritu ecuménico, porque es el único que destaca en primera plana el comienzo del Ramadán, el mes de ayuno y plegaria de los musulmanes. El matutino católico habla de profundizar el diálogo con el Islam y recomienda no olvidar la dimensión espiritual del Islam en estos momentos de la historia en que el peso del Islam político ha tomado la delantera. No hay que olvidar, escribe La Croix, que para millones de personas el Islam es una vía espiritual y una dimensión de fe que los extremistas contribuyen a ocultar e incluso a destruir, como en Tombuctú, donde un grupo islamista radical está destruyendo los monumentos que hicieron de esa ciudad un centro espiritual del mundo musulmán en la Edad Media.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas