Revista de prensa

La reseña de la prensa francesa del 15 de febrero de 2013

Anuncios

El debate sobre la política carcelaria en Francia, el fraude de la carne de caballo y el gesto desesperado de un desempleado que se inmoló frente a una oficina de empleo, son los temas más destacados de la prensa francesa de hoy.

“Las alternativas a la prisión protegen de la reincidencia” es el titular de Le Monde haciendo referencia a las proposiciones de la Conferencia de Consenso sobre la Prevención de la Reincidencia que presenta hoy sus conclusiones. Para el editorialista de Le Monde, desde siempre la prisión ha tenido vocación de castigar a delincuentes y criminales, proteger a la sociedad y en teoría, llevar a los culpables a enmendarse. Desde hace diez años, constata Le Monde, a raíz de iniciativas de gobiernos de derechas, esta política represiva ha sido llevada tan lejos como ha sido posible con numerosas leyes que han endurecido la política penal y llenado las prisiones. La ambición, legítima, era disuadir la delincuencia y evitar la reincidencia. El resultado está en las antípodas: nunca las cárceles han estado tan superpobladas y en condiciones tan lamentables. Peor aún, apunta Le Monde, la reincidencia nunca ha sido tan elevada entre 2001 y 2010. Y al final la cárcel cuesta mucho más caro a la sociedad que las penas alternativas como la semilibertad o el brazalete electrónico. Resumiendo, concluye Le Monde, la política llevada a cabo estos últimos diez años ha sido un fracaso. ¿Qué hacer? se pregunta Le Monde. Este es el interés de la Conferencia de Consenso sobre la Prevención de la Reincidencia, creada el pasado mes de septiembre por el ministerio de Justicia, y cuyas conclusiones servirán de base a la ley penal preparada por el Gobierno.

También habrá que evitar la reincidencia en el fraude de la carne de caballo en Europa, aunque parece muy difícil. “Receta de un sabotaje” es el titular de portada de Liberation, junto a una imagen de un hueso posiblemente equino, informando que los primeros datos de la investigación acusan a Spanghero, mayorista de carne francés, al que se le ha retirado su licencia. Para François Sergent, quien firma el editorial de Libération, el caso de la lasaña, o el “horsegate” como lo ha bautizado la prensa inglesa, ha abierto la trastienda de la industria cárnica y del mundo de los congelados. Y el cocido no huele bien. Se ha descubierto que Spanghero, el rey del sector agroalimentario, ha maquillado concienzudamente las etiquetas para transformar el caballo en ternera para sacarle más partido. También que la misma fábrica preparaba lasañas para marcas como Findus, Picard o la inglesa Tesco, sin que nadie se preocupase por los orígenes o con qué tipo de carne rellenaban sus congelados. En un ejercicio de cobardía colectiva, todo el mundo pasa la lasaña caliente al vecino. En el reino de la comida-basura todo el mundo es irresponsable. Y en cuanto a las instituciones europeas o nacionales que han dejado cocinar estos productos, concluye Libération, todo el mundo espera una reglamentación mínima que permita al consumidor saber lo que come, y de donde proceden los ingredientes de su plato.

Si este caso no es desesperado, sí lo ha sido el gesto de un desempleado en la ciudad francesa de Nantes, quien se pegó fuego frente a una oficina de empleo. Para Dominique Quinio, quien firma el editorial del católico La Croix, este gesto nos recuerda la actualidad en otros horizontes: los monjes del Tibet, o el joven tunecino de la primavera árabe, inmolándose en público. Queriendo llamar la atención del mundo y mostrar el callejón sin salida en el que se ve su lucha. Es demasiado fácil, constata La Croix, querer explicar la decisión de un hombre que se suicida, pero que un desempleado en Francia se mate de manera tan espectacular, nos afecta y nos cuestiona. El desempleo, son estadísticas inquietantes destiladas mes a mes. Pero detrás de las cifras están hombres, mujeres, y familias. Un “suceso” trágico que pone en evidencia al país el escándalo de un desempleo de masas, que corroe, sin hacer ruido, vidas, barrios y regiones. El drama de Nantes, concluye La Croix, recuerda que el primer compromiso, la gran urgencia de los políticos en el poder, es el empleo. Y recuerda a las administraciones que deben medir el alcance de llevar tan lejos ciertas medidas para ayudar y no perjudicar a los asalariados.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas