Revista de prensa

La reseña de la prensa francesa del 29 de mayo de 2013

Anuncios

El pistoletazo de salida de la campaña por la alcaldía de París, la guerra comercial de la Unión Europea con China y las inquietudes sobre el nuevo coronavirus antes del “pequeño peregrinaje” a la Meca, son las noticias que destaca la prensa francesa de hoy.

“Municipales en París, rive droite, rive gauche” es el titular de portada de Libération haciendo referencia a la entrada ayer en campaña de la socialista Anne Hidalgo, y a su contrincante la conservadora Nathalie Kosciusko-Morizet. Para Eric Decouty, quien firma el editorial de Libération, cuando Anne Hidalgo inicia la batalla de París, Nathalie Kosciusko-Morizet está ya agotada por las querellas de su partido. Ya que un año después de la derrota de Nicolas Sarkozy, seis meses después del patético enfrentamiento por la presidencia de la UMP y después de las sucesivas manifestaciones contra el matrimonio gay, ‘NKM’, como ya se la llama, encarna hasta la caricatura un partido dividido, sin verdadero discurso ni programa. Maltratada por sus propio campo en el que algunos afirman incluso querer su derrota, Nathalie Kosciusko-Morizet no puede sacar provecho de su papel de víctima. Fue ella, quien a pesar de su antiguo compromiso contra la extrema derecha, aceptó durante toda la campaña de Nicolas Sarkozy un acercamiento a las tesis del ultraderechista Frente Nacional. Fue también ella que se negó a adoptar una posición clara ante la ley del matrimonio gay. Y en fin, su desastroso inicio de campaña muestra su desorientación política, la de una UMP sin rumbo, de la que un sector se complace sin complejos con las ideas de la extrema derecha. Pero Anne Hidalgo y la izquierda se equivocarían si creyesen que la errática campaña de la que fuera ministra de Nicolas Sarkozy basta para ofrecerles la victoria. Más allá de la herencia de Bertrand Delanoë, hay que proponer a los parisinos un verdadero proyecto para la capital.

Verdadero proyecto es también el del Comisario Europeo que quiere imponer importantes barreras arancelarias a ciertos productos chinos. Es el tema que aborda Le Monde en su editorial de portada. Lo que está en juego es importante, considera Le Monde, sobre todo porque afecta al terreno de las industrias de futuro: la fotovoltaica. El Comisario Europeo para el Comercio, el belga Karel De Gucht, sospecha que los industriales chinos del sector son culpables de un “dumping” masivo. Quiere introducir antes del 5 de junio derechos de aduana provisionales de 47 por ciento sobre las placas solares chinas. Quiere defender de este modo a los fabricantes europeos del sector. Cerca de 25.000 empleos se verían amenazados por las prácticas comerciales desleales de sus competidores chinos. Pero el caso no es tan simple como parece, apunta Le Monde. La industria de la placa solar está en decadencia en Europa y las empresas que realmente funcionan son las firmas europeas que instalan placas solares. Empresas que tienen interés en disponer de placas solares baratas… es decir las chinas. Esto explica en parte la oposición de 17 miembros de la Unión Europea a la ofensiva de De Gucht. Berlín no quiere una guerra comercial con China bajo ningún concepto. Y si los argumentos contra el proyecto del comisario belga son justificados, su manera de plantearlos es absurda y contra-productiva. Ya que a los chinos no hay nada que les complazca más que ver a los “bárbaros” divididos.

El nuevo coronavirus procedente de Arabia Saudita no deja de inquietar, según destaca Le Monde, sobre todo en vísperas de lo que se denomina el “pequeño peregrinaje” a la Meca que tendrá lugar con motivo del Ramadán a partir del 9 de julio, y que precede al “gran peregrinaje” de octubre. Sobre todo, apunta Le Monde, porque el misterio no ha sido todavía desvelado sobre el origen de la epidemia causada por el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio, bautizado de este modo por sus orígenes. La Asamblea Mundial de la Salud, reunida la semana pasada en Ginebra, mostró su inquietud por esta epidemia que aparece diez años después de la del SRAS que causo 800 muertos y que pertenece también a la familia de los coronavirus. Arabia Saudita continúa siendo el país más afectado por el nuevo virus, con un balance que se eleva a 23 muertos, entre los 44 casos confirmados. País que cuenta un segundo foco viral en la región central de Casim, donde se anunció la muerte de un hombre de 63 años hace unos días.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas