Revista de prensa

La reseña de la prensa francesa del 31 de octubre de 2013

Texto por: Alexandra Pineda
3 min

Anuncios

Después de la alegría por la liberación de los cuatro franceses secuestrados en Níger desde hace tres años, hoy los diarios dan paso a la polémica alrededor de si se pagó o no se pagó un rescate, y si se pagó, quién lo pagó. El vespertino Le Monde sostiene que se pagaron unos 20 millones de euros que salieron de los fondos secretos atribuidos a los servicios de inteligencia. Es decir, plata del Estado. Y el vespertino precisa que, por supuesto, el presidente François Hollande dio luz verde para el pago del rescate, a pesar de que en enero había declarado muy solemnemente que Francia no pagaría, que el Estado francés no cedería al chantaje de los secuestradores. "La libertad de los cuatro rehenes es el epílogo de seis meses de negociaciones y de un nuevo bandazo de François Hollande", escribe Le Monde.

"Los desmentidos de la presidencia y de la cancillería durante todo el día de ayer no lograron sofocar el rumor sobre el rescate que Francia pagó a los terroristas", comenta por su parte el tabloide de izquierda Libération, y agrega que a nadie le cabe en la cabeza que los rehenes hayan sido dejados en libertad sin ninguna contrapartida. El editorialista subraya que este desenlace feliz habría podido servir para restablecer la credibilidad del mandatario francés pero que ha ocurrido todo lo contrario debido a esta historia del rescate.

Paradójicamente, Le Figaro, el periódico de derecha, es el único que defiende al presidente. "Sobre un tema humano tan serio, todas las controversias están fuera de lugar y todos los partidos se alinean detrás del gobierno", afirma este matutino en su editorial y recuerda que después de cada liberación de rehenes, la República francesa niega sistemáticamente cualquier pago de rescate. Pero todo el mundo sabe que eso es falso, comenta el editorialista: Francia comenzó a pagar en 1975 bajo el mandato de Giscard d'Estaing para liberar a un etnólogo secuestrado en Tchad, y ha seguido pagando desde entonces por todos sus ciudadanos secuestrados. Pero eso puede volverse un pozo sin fondo, anota Le Figaro, y se pregunta si no sería mejor seguir el ejemplo de Inglaterra, un país que nunca paga rescate.

Le Figaro publica además un extenso reportaje dedicado al presidente uruguayo José Mujica con el titular "José Mujica, el presidente pobre". El diario subraya que en realidad Mujica es el presidente más pobre del mundo. Su patrimonio consiste en dos granjas, dos automóviles Volkswagen y tres tractores, precisa el artículo y dice que el mandatario entrega tres cuartas partes de su salario a asociaciones que financian vivienda social, con lo cual recibe un sueldo equivalente a 1.000 euros por mes, es decir unos 1.300 dólares mensuales. Y Le Figaro cita al respecto una frase que el presidente Mujica suele repetir parafraseando a Séneca: "Pobre es el que siempre quiere más". "Ex guerrillero que vivió recluido en una celda durante 14 años, Mujica impulsa una política que desentona en América Latina", escribe la enviada especial de Le Figaro, mencionando como ejemplo su propuesta de nacionalizar la producción de cannabis. El puede hacer cosas que le costarían muy caro a otros políticos pero se ha vuelto un poco intocable, una especie de autoridad moral por encima de todos los partidos, subraya el periódico y cuenta que el director de cine Emir Kusturica está haciendo un documental sobre la vida del mandatario uruguayo. Este artículo no es el primero que dedica la prensa francesa a José Mujica que genera aquí una cierta fascinación, como en otras partes del mundo.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas