Revista de prensa

La reseña de la prensa francesa del 9 de enero de 2014

Anuncios

La guerra en Sudán del Sur, la inmunidad parlamentaria mantenida para el senador Serge Dassault y la ambigüedad ideológica del presidente francés son los temas que destaca la prensa francesa de hoy.

“Sudán del Sur, la guerra olvidada”, titula a toda plana Libération, recordándonos que la guerra civil en la que se ve envuelto el país se transforma ya en tragedia humanitaria. François Sergent pone el dedo en la llaga cuando escribe en el editorial de Libération: “Lector no pases página, Libération aborda el Sudán del Sur”. Portada, editorial y tres páginas de reportaje, parece excusarse el editorialista, sobre este país de apenas dos años de edad, desconocido, olvidado y que nadie sabe encontrar en el mapa sin confundirlo con su vecino hegemónico del norte. Elección que Libération asume: es una manera de responder a los que acusan a la prensa de sólo seguir la ola de la actualidad y los titulares de las cadenas de información inmediata. Sí, el Sudán del Sur es un tema importante que merece portada y a donde Libération ha enviado una periodista. En este país, el más pobre del mundo con una población mayoritariamente analfabeta, en unas semanas la guerra civil ha producido ya miles de muertos y más de doscientos mil refugiados. Una catástrofe humanitaria tan grave como la de República Centroafricana. Y lo peor está por llegar si hacemos caso a un informe de la ONU que ya mencionaba en 2010 “violaciones de los derechos humanos de 6,9 en la escala de Richter”. O la CIA que anunciaba que un genocidio podría tener lugar en Sudán del Sur en los años venideros. Es por esto, concluye Libération, que hay que intentar comprender este conflicto convertido en combate a muerte que enfrenta a etnias y comunidades. No hay que olvidar las guerras olvidadas.

El Senado francés parece querer que se olviden las acusaciones contra uno de sus miembros. Por poco, la comisión del Senado votó contra la propuesta de levantar la inmunidad parlamentaria a Serge Dassault. Este es el tema que aborda La Croix en su editorial de portada. Los jueces que habían inculpado al senador conservador formularon la demanda para que pudiese ser detenido e interrogado. Es la segunda vez que Serge Dassault conserva el privilegio de su cargo, pero esta vez ha sido por los pelos. Pero debemos recordar, insiste La Croix, que la inmunidad parlamentaria no es en sí misma una anomalía. Está destinada a proteger a los políticos de maniobras abusivas que pretendan desacreditarlos para impedir su acción política. La decisión tomada por el Senado no prejuzga en nada la culpabilidad o la inocencia del senador. Para la opinión pública, en la que reina una desconfianza generalizada hacia políticos, empresarios y medios de comunicación, esta decisión puede ser percibida como una defensa corporativista de un privilegio y un obstáculo a la Justicia. Para recuperar la confianza de los electores, concluye La Croix, los responsables políticos tiene el deber de jugar la carta de la transparencia.

François Hollande no puede presumir de transparencia ideológica: Le Monde intenta esclarecer el asunto investigando sobre la doctrina política del presidente francés. ¿Socialista o liberal?, se pregunta en su titular de portada, considerando que Hollande tiene una visión política cercana a las de Blair o Schröder; pero que todavía no la ha aplicado. Para el conservador Le Figaro, las cosas están más claras: François Hollande es de ahora en adelante amigo de los empresarios, ironiza Paul-Henri du Limbert en el editorial de Le Figaro. ¿De dónde sale esta brusca simpatía? Pues de darse cuenta de que si su prioridad es la lucha contra el desempleo, no se puede tener en contra a los que crean empleo. Salvo, por supuesto, si uno se contenta con contratar funcionarios.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas