Saltar al contenido principal
Revista de prensa

La reseña de la prensa francesa del 11 de septiembre de 2014

Texto por: Jordi Batallé
4 min

Anuncios

Los problemas presupuestarios del gobierno de François Hollande y el nuevo equipo de la Comisión Europea, son noticias que destaca la prensa francesa de hoy.

“Jean Claude Junker revoluciona la Comisión”, es el titular del católico La Croix, en la que constata que el nuevo jefe del ejecutivo europeo se ha rodeado de potentes vicepresidentes, procedentes sobre todo de países del norte de Europa, partidarios de un mayor rigor presupuestario. Uno de estos dirigirá la labor del socialista Pierre Moscovici, nombrado como comisario de asuntos económicos.

¿Humor o advertencia?, se pregunta Dominique Quinio en el editorial de este periódico católico, haciendo referencia al comentario del presidente de la Comisión, quien ha juzgado al que fuera ministro de economía socialista “bien situado para contribuir a la resolución” del problema del déficit francés. Una manera muy personal de reaccionar a la noticia del aumento del déficit en Francia.

Después de que el gobierno francés anunciase aplazar hasta dos mil diecisiete su ambición de reducir el déficit al tres por ciento, confirmado un drástico plan de economías, los socialistas franceses se interrogan sobre este plan de rigor disimulado.

Para La Croix, la composición de un equipo de comisarios europeos reposa sobre una compleja alquimia, un reparto sutil entre feroces pro europeos y discretos euro escépticos, defensores de una perfecta ortodoxia económica y partidarios de una flexibilización de las obligaciones para dar un empujoncito al crecimiento, grandes y viejos países miembros con muchas exigencias y los nuevos y pequeños con expectativas legítimas.

Pero haber elegido un francés para los asuntos económicos parece extraño, concluye La Croix. ¡Es como si un alumno indisciplinado se le nombrase responsable del orden y disciplina de la escuela!

François Hollande no logra imponer una disciplina presupuestaria

Pues eso es lo que apunta Libération en su portada: “Hollande en rojos”, es su dramático titular, después de subrayar que el déficit público está de nuevo en alza, el crecimiento estancado… cifras negativas que confortan a los que se oponen a la política económica del gobierno.

Para Eric Decouty, quien firma el editorial de Libération, en la letanía de problemas que abruman al gobierno, las cifras publicadas ayer son quizás lo peor. Porque son un testimonio de la situación económica del país y subrayan el fracaso, hoy, de la política del gobierno.

Ninguna perspectiva de reactivación se percibe en un horizonte mas bien sombrío, considera Libération, de un presidente que había prometido a los franceses días mejores después de los esfuerzos en los dos primeros años de su mandato. Convencidos de que estas cifras les dan la razón, los “revoltosos” socialistas justifican sus reivindicaciones contra el poder.

Es decir, un cambio de política, aunque saben que François Hollande y Manuel Valls no la seguirán. Porque el poder, nueve meses después de haber fijado el rumbo, no puede cambiar de línea sin perder algo de la poca credibilidad que le queda. Solo les queda aguantar, concluye Libération, esperando que se recupere el tiempo perdido de sus dos primeros años de mandato.

La prensa conservadora, hace leña del árbol caído…Bueno, Hollande todavía no se ha hundido del todo. “Naufragio”, es el no menos dramático titular del conservador Le Figaro, ante la publicación de las cifras económicas por el gobierno francés.

¿Hay alguien todavía en el timón del navío Francia?, se pregunta Gaëtan de Capèlle en el editorial de este diario conservador.

Cuando en plena preparación de los presupuestos del estado, apunta el editorialista, el Ministro de Finanzas confiesa, tragándose la vergüenza, que las previsiones económicas que defendía con uñas y dientes hace apenas unas semanas no valen un céntimo, hay que rendirse a la evidencia: no solo la economía francesa hace agua, sino que el gobierno ha perdido el control de la situación.

En apenas la mitad de su mandato, concluye Le Figaro, François Hollande ha literalmente estrellado a Francia y los franceses pagan el pato. El diluvio de impuestos que han sufrido no ha servido estrictamente para nada. Solo les ha hecho la vida más difícil.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.