Revista de prensa

La reseña de la prensa francesa del 3 de noviembre de 2014

Anuncios

La confusa transición en Burkina Faso, la polémica sobre los drones en Francia después de que esos aparatos hayan sobrevolado centrales nucleares y las críticas a la presidencia de François Hollande cuando pasa el ecuador de su mandato, son noticias que destaca la prensa francesa de hoy.

“En Burkina, la calle quiere saborear su victoria” es el titular del católico La Croix, que constata que a pesar de la dimisión del jefe del Estado, la población se manifestaba ayer contra el ejército. Una semana de manifestaciones ha bastado para echar al presidente Blaise Compaoré en el poder desde hace veintisiete años, apunta Dominique Grenier en el editorial de este diario católico, quien quería modificar, como ya lo hizo en 1998 y 2000, el artículo de la Constitución que limita el número de mandatos presidenciales con el fin de poder presentarse de nuevo en 2015. Desde el anuncio de su dimisión, el ejército, después de superar sus conflictos internos, nombraba al teniente coronel Issac Zida, número dos de la guardia presidencial, como jefe de Estado de un régimen de transición. Decisión contraria a la Constitución que prevé que el poder interino debe recaer en el presidente de la Asamblea Nacional. Los ciudadanos de Burkina tienen buenas razones para desconfiar del ejército, considera La Croix. No pueden olvidar que Blaise Compaoré era un ex capitán del ejército, llegado al poder en 1987 después de un sangriento golpe de Estado, antes de ser elegido presidente de la República en 1990 gracias a unas elecciones boycoteadas por la oposición, para más tarde ser reelegido en tres ocasiones. Pero ¿a quién pueden recurrir? se pregunta el editorialista. Los casi treinta años con poder exclusivo no han favorecido la emergencia de figuras que puedan tomar de improviso las riendas del país. Una situación, concluye La Croix, de la que puede aprovecharse el ejército, a pesar de las presiones de la comunidad internacional para que transfiera lo antes posible el poder a autoridades civiles.

Otro presidente con problemas es el francés François Hollande, según destaca el conservador Le Figaro en su portada: “¿Qué puede hacer todavía Hollande a medio mandato?” es su titular, considerando que dos años y medio después de su llegada al Elíseo y tocando fondo en los sondeos, el jefe del Estado intenta salvar el final de su quinquenio con una intervención televisada el próximo jueves. ¿Qué nos va a decir François Hollande el jueves, se pregunta Paul Henri du Limbert en el editorial de este periódico conservador, sino que en este día que marca el ecuador de su mandato ha meditado sobre sus fracasos y que va a continuar sobre nuevas bases? Ya podemos escucharlo, sugiere el editorialista, reconocer que los treinta primeros meses no han sido fáciles, pero que de ahora en adelante las cosas están claras y que el final del mandato se verá marcado con el sello de la reforma a ultranza. Pero lo que hemos visto hasta ahora, concluye Le Figaro, no incita demasiado a creer en milagros.

Por otro lado, la portada de Libération parece hoy un juego de ordenador. “Game of drones” es su titular de portada, haciendo referencia al sobrevuelo salvaje de centrales nucleares, que vuelve a poner sobre el tapete la polémica sobre estos objetos volantes, cuyo uso se multiplica. Para Johan Hufnagel, quien firma el editorial de Libération, hará falta mucho más que esto para regular el uso de estos aparatos, pero el debate suscitado por haber sobrevolado centrales francesas no debe conducir a restringir su uso a meras actividades comerciales y de seguridad. Hay que quitarle a los drones, considera Libération, su uniforme militar y hacer que el público pueda utilizar esta herramienta. Debemos apropiarnos los drones, como los hackers lo hicieron con Internet, para ampliar nuestra mirada sobre el mundo confiriéndole una nueva dimensión. Hay que reivindicar, concluye Libération, la utilización altruista del dron, por el bien de la sociedad y del interés general, en nombre de la creatividad, de la transparencia y de la democracia. Poner el poder de los drones en manos de civiles, es -cuando nuestro espacio en el suelo se reduce- apropiarse de nuestro espacio aéreo.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas