La reseña de la prensa francesa del 15 de noviembre de 2014-11-15

Anuncios

La crisis profunda que ha desatado en México la desaparición de 43 estudiantes sigue dando pie a comentarios en los diarios parisinos. Es el caso hoy del matutino Le Figaro que, en sus páginas internacionales, titula "México: la ira de los padres de los estudiantes desaparecidos".
"La revuelta sopla en el sur del país; allí, los familiares de las victimas exigen toda la verdad sobre el secuestro de los estudiantes en Iguala" escribe Le Figaro, que constata que "si bien el estado de Guerrero sigue siendo el epicentro de la protesta, la cólera de los mexicanos contra la impunidad y la corrupción se está propagando por todo el país, incluso fuera de las fronteras mexicanas"... Y Le Figaro da cuenta, por ejemplo, de los gestos de solidaridad que hubo en el estadio de Ámsterdam durante un partido de fútbol Holanda-México. Frente a la determinación de la población mexicana, Le Figaro describe a la élite del país con trazos feos: "partidos políticos desacreditados, gobierno ahogado por los escándalos y un presidente, Peña Nieto, que ha preferido irse a China antes que trasladarse al lugar de la matanza”. Allí, en Iguala, estado mexicano de Guerrero, se le sigue esperando al señor presidente Peña Nieto....

Otros asuntos internacionales en Le Figaro. El rotativo destaca la batalla de Barack Obama por dar un estatuto legal a los inmigrantes clandestinos en Estados Unidos. "Obama quiere legalizar por decreto a los sin papeles", titula así LE FIGARO que afirma que el posible "decretazo" de Obama sonaría en los oídos de los republicanos como "una declaración de guerra", republicanos que, recordemos, dominan el Congreso.
"El presidente se dispone a desenterrar el hacha de guerra", escribe el diario. Y Obama podría hacerlo nada más regresar de su gira asiática la semana próxima. Su reforma podría significar la legalización de 5 millones de inmigrantes sin papeles de los 12 millones de clandestinos instalados en Estados Unidos.

Abrimos ahora las páginas de Libération nos habla de Australia, sede de la cumbre del G20 de este fin de semana...Y digamos que lo hace en términos heterodoxos, porque el país anfitrión de la cumbre es un "contaminador impenitente". Libération precisa que Australia "sigue apostando por la industria del carbón". Se explica así que "Canberra haya hecho todo lo posible para que el clima no figure en la agenda del G20 de la cumbre de Bisbane", sobre todo que el primer ministro liberal, Tony Abbot, es un “climaescéptico” asumido", recuerdaLibération. Y la situación bajo el gobierno Abbot tiende a empeorar: "Australia era ya el país desarrollado que emite mayor cantidad de gases con efecto invernadero por habitante pero desde la supresión del impuesto sobre el carbono esas emisiones están aumentando nuevamente".
Y Australia figura también en las páginas deportivas de Libération porque este sábado, en el estadio de Saint Denis, en las afueras de París, se disputa el encuentro de rugby Francia-Australia. "Nadie, en las calles de Brisbane, parece estar enterado de ese partido. Quizás porque en Australia están ya acostumbrados a las palizas deportivas que los Wallabies, el equipo de rugby australiano, suelen propinarnos", escribe la enviada especial del diario a Brisbane.
Y ya que hablamos de deporte, el rotativo estrella L'Equipe titula a toda plana "Una buena lección". Esta vez no se trata de rugby sino de fútbol y la lección es la que el viernes le dio el equipo de Albania al de Francia al cerrar el partido con empate, 1 a 1. La selección francesa se quedó corta, piensa L'Equipe al escribir que "los Bleus no lograron confirmar la buena impresión que habían dejado en encuentros precedentes. Es una advertencia antes de que la selección gala reciba el martes próximo al equipo sueco de Ibrahimovic en Marsella"... Cruzaremos los dedos ante tan mal presagio.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas