Revista de prensa

La reseña de la prensa francesa del 23 de abril de 2015

Texto por: Alexandra Pineda
4 min

Anuncios

El ministro francés del interior, Bernard Cazeneuve (izquierda) y el arzobispo de París, Cardenal André Vingt-Trois, hablan a la prensa el 23 de abril de 2015, luego del descubrimiento de los planes del terrorista Sid Ahmed Ghlam contra dos iglesias.
El ministro francés del interior, Bernard Cazeneuve (izquierda) y el arzobispo de París, Cardenal André Vingt-Trois, hablan a la prensa el 23 de abril de 2015, luego del descubrimiento de los planes del terrorista Sid Ahmed Ghlam contra dos iglesias. REUTERS/Philippe Wojazer

Los diarios franceses destacan el arresto del estudiante argelino que planeaba atentados contra una o varias iglesias cerca de París.

Libération revela que el aprendiz de terrorista se traicionó a sí mismo. Su detención se produjo, en efecto, en circunstancias bastante insólitas. El domingo pasado, a las 9 de la mañana, el estudiante argelino llamó a una ambulancia porque estaba herido en un muslo y sangraba mucho. Dijo que había sido abaleado por un hombre que había intentado asaltarlo. En realidad, parece que se había herido él mismo manipulando un arma. Como siempre, cuando hay un herido con arma de fuego, los socorristas alertaron a la policía. AL seguir los rastros de sangre, los agentes llegaron hasta el automóvil del individuo, donde descubrieron un verdadero arsenal: una kalachnikov, pistolas automáticas, cargadores, tres celulares. Después, al allanar su domicilio, encontraron en su computador pruebas de su vinculación con el terrorismo islámico, así como del proyecto de atentar contra al menos dos iglesias en las afueras de París. Se estableció más adelante que el joven ya estaba fichado por su cercanía con el islamismo radical, aunque no era objeto de vigilancia policial.

Le Figaro publica en portada la foto de una de las dos iglesias blanco de sus planes de atentados. Se trata de un templo católico en la localidad de Villejuif, al sur de París. "Los cristianos de Francia, nuevo blanco de los islamistas",  titula Le Figaro. El diario conservador comenta que la detención del argelino de 24 años, estudiante de ingeniería electrónica, ha vuelto a sumir a Francia en un ambiente de inquietud, de mucha preocupación, tres meses y medio después de los ataques contra Charlie Hebdo y un supermercado judío, atentados qee traumatizaron a este país.

"Tenemos al enemigo adentro", advierte el editorialista de Le Figaro, y agrega que es evidente que se quiere trasladar al suelo francés la guerra salvaje que los locos de Dios llevan a cabo en Irak,  Siria o Libia. Una guerra de otra época, una batalla cruel, implacable y probablemente muy larga. En estas circunstancias, Le Figaro opina que es bienvenida la nueva legislación para reforzar la vigilancia y las labores de los servicios de inteligencia. Se trata, dice el editorialista, de una ley necesaria cuando una vieja democracia se ve atacada por nuevos bárbaros.

Otro tema que también es muy comentado por la prensa, en especial por Libération y Le Figaro, es el proyecto gubernamental de acabar con las clases biligües francés-alemán en la educación secundaria, así como con la enseñanza de latín y griego. Le Figaro agrega que el nuevo programa de Historia también suscita polémicas porque olvida el Siglo de las Luces. ¡Nada menos!

Por otra parte, Le Figaro anuncia en primera plana la gira de adiós de la cantante Juliette Gréco, la musa de Saint Germain-des-Prés. Para quienes no conocen a París, Saint Germain-des-Prés es ese barrio que en los años 60 y 70 fue el centro de la vida bohemia y el punto de encuentro de los intelectuales, invadido hoy por comercios de lujo. Juliette Gréco inaugura hoy el festival musical de Bourges y se prepara para emprender su última gira  porque, a sus 88 años, ha resuelto poner fin a su carrera artística: "cuestion de dignidad, de cortesía y de amor", explica la célebre cantante cuando le preguntan por qué ha decidido despedirse de su público.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas