REVISTAS DE PRENSA

La reseña de la prensa francesa del 2 de septiembre de 2016

Michel Temer, el nuevo presidente de Brasil.
Michel Temer, el nuevo presidente de Brasil. REUTERS/Ueslei Marcelino

Anuncios

El tema de la inmigración vuelve a ser noticia de primera plana, esta vez en Le Figaro. Le Figaro revela el contenido de un documento confidencial del Ministerio del Interior según el cual las expulsiones de clandestinos se han reducido de manera significativa este año porque la policía se ha concentrado en las fronteras. Debido a la amenaza terrorista se ha redoblado en efecto la vigilancia en las fronteras de modo que los policías ya no tienen tiempo, ni tienen efectivos suficientes para ocuparse de los clandestinos que ya están aquí. Ni tampoco para perseguir a los "coyotes", como llaman los mexicanos a los que se lucran con el negocio de ayudar a los inmigrantes ilegales a atravesar las fronteras. Aquí en Francia se les llama "passeurs", pasadores.

También a propósito de la inmigración, Le Figaro comenta el discurso de Donald Trump en Arizona donde el candidato republicano detalló el arsenal represivo que piensa desplegar en caso de llegar a la Casa Blanca. "En ese discurso, Trump no dejó ninguna ambigüedad sobre la radicalidad de sus posiciones", dice el matutino y por otra parte asegura que ha sido muy criticada la visita relámpago que realizó Trump a México justo antes de ese discurso, atendiendo a una invitación del presidente Peña Nieto. Una visita que de acuerdo con Le Figaro, no ha servido sino para desprestigiar aún más al mandatario mexicano cuya imagen ya estaba bastante deteriorada por varias razones. Por la desaparición aún no resuelta de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en septiembre de 2014, por los escándalos de corrupción, los conflictos de intereses y la interminable huelga de maestros. Coincidiendo en este punto con Le Figaro, Le Monde dice que el apretón de manos con Donald Trump le está costando caro a Peña Nieto porque los mexicanos sólo quieren ver al candidato republicano en forma de piñata. Piñata de esas que se rompen a golpes en las fiestas infantiles. Por lo visto, según cuenta el periódico, están de moda en México las piñatas con cara de Donald Trump.

La destitución de Dilma Rousseff sigue dando que hablar. Le Monde publica en efecto este viernes dos páginas enteras sobre la crisis política en Brasil con un artículo sobre el Partido de los Trabajadores. Desde los años de gloria que llevaron a Lula a la presidencia y el lento declive del PT, enredado en escándalos de corrupción. "Ese partido, que prometía ser tan distinto a los otros, se fundió poco a poco en los meandros del sistema político que tanto criticaba", escribe el vespertino que dedica además un artículo al nuevo presidente Michel Temer, con un título en forma de pregunta: "Michel Temer, ¿Maquiavelo o salvador?". Dice que Temer es tan impopular como Dilma, que su prioridad será revisar los programas sociales implementados por el PT como el subsidio a las familias, llenar las arcas del Estado gracias a las privatizaciones y en una segunda etapa reformar el régimen de jubilaciones y el código laboral. Queda por saber si logrará hacerse apreciar por los brasileños, concluye Le Monde.

Otra crisis muy comentada por la prensa francesa es la que se ha desatado en Gabón, tras el anuncio de los resultados electorales comunicados por la comisión electoral que dio como ganador al presidente saliente Ali Bongo. Los partidarios de la oposición están convencidos de que hubo fraude y salieron a las calles a protestar violentamente. Por su parte el régimen desató una represión brutal, según el matutino católico La Croix que destaca las reacciones aquí en Europa. La jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini ha dicho que para calmar los ánimos y restablecer la confianza es necesario que haya una verificación transparente del resultado electoral, revisando una por una las actas de los puestos de votación. La diplomacia francesa se pronunció exactamente en el mismo sentido. El comunista L'Humanité opina que el presidente Ali Bongo está jugando la carta de la represión y el caos para defender sus prebendas y recuerda que desde hace medio siglo el clan Bongo, primero el padre y ahora el hijo, han reinado sobre Gabón y han saqueado a ese país que es uno de los más pequeños de África pero también uno de los más ricos. Medio siglo de reinado y de saqueo, utilizando métodos dictatoriales apoyados durante mucho, demasiado tiempo por los sucesivos gobiernos franceses, escribe L’Humanité aludiendo a lo que aquí se conoce como la Françafrique, que es la política paternalista de Francia hacia sus antiguas colonias, apoyándose a menudo en dictadores.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas