Saltar al contenido principal
Religión

Los tres Reyes Magos, ¿historia o leyenda?

Vitral de la catedral de Santa Bárbara. Praga, República Checa.
Vitral de la catedral de Santa Bárbara. Praga, República Checa. ®https://www.flickr.com/photos/chriswaits/
Texto por: Silvia Celi
4 min

La historia de los Reyes Magos que fueron a Belén, siguiendo una estrella para ver al recién nacido hijo de Dios, es una de las fiestas que los católicos celebran cada año. Pero ¿de dónde salieron esos reyes? ¿Y la estrella? RFI le pidió al historiador francés, especialista en simbología, Bernard Richard, un resúmen de la historia o quizás leyenda de los tres Reyes Magos. 

Anuncios

La explicación histórica de Bernard Richard:

Es un misterio porque estos magos que, aparte de un breve y vago pasaje del Evangelio según Mateo, probablemente sólo aparecen en evangelios apócrifos y bellas leyendas, se convierten en "reyes" sólo a finales de la Antigüedad.

En la Antigüedad, los tres magos, los sabios, los astrólogos o los astrónomos, eran representados con la cabeza cubierta con el gorro oriental, es decir, el gorro frigio que se llevaba más allá de las fronteras orientales del espacio greco-romano(1).

Ya en Roma, en el siglo I después de J. C., aparecía un sarcófago de piedra, torpemente tallado, en el que los tres magos de los sombreros frigios miran la estrella que los guiaba. A principios del siglo VI, un famoso mosaico de Ravena los representa, cada uno con su ofrenda y su nombre, llevando un gorro frigio rojo, el color entonces del poder imperial (¡y aún no de la rebeldia !), porque desde entonces eran soberanos, "reyes" magos.

La visita a Belén de los Reyes Magos representa el reconocimiento de la soberanía del Niño Jesús sobre todos los reyes y poderes del universo, es lo que se llama la Epifanía, o sea la "manifestación", más o menos importante, según la cultura.

Así que, al principio, los magos eran sabios estudiando el tiempo y el porvenir gracias a una observación y el conocimiento de las estrellas. Después llegan a ser los "reyes",  como serán en la península los "Reyes católicos Isabel de Castilla y Fernando de Aragón".

En el siglo XV, uno de los Reyes Magos se trasforma en un rey africano, negro, porque llega a figurar el continente africano, descubierto por los portugueses. Luego, pero no se mantuvo, aparece a finales del siglo XVI y principios del XVII un cuarto Rey Mago con plumas de indio, para representar al nuevo continente recién descubierto, América. Pero este cuarto personaje, creado por España, no sobrevivió.

En el mundo ibérico, los Reyes Magos son los que llevan los regalos a los niños, desempeñando el papel asignado en otro lugar a San Nicolás, Anatoliano –en el sentido estricto de habitante de la península de Anatolia– que se convirtió en un europeo del norte por la migración de esta leyenda dorada.

He aquí, pues, una leyenda encantadora, desarrollada a partir de un breve pasaje del Evangelio según Mateo(2), especialmente entre los niños, que profesan las creencias cristianas, tanto en Occidente como en Oriente, pero en diversos grados de una comunidad a otra.

En Francia, "se sacan los Reyes" desde el siglo XVIII, poco antes de la desaparición de la monarquía del paisaje político francés. Para algunos nostálgicos y/o irónicos, los "Reyes Magos" están sustituyendo a los reyes de Francia.

(1) Sólo se convirtió en el gorro de la libertad, o el esclavo romano liberado, a finales del siglo XVIII, entre los insurgentes americanos y los revolucionarios franceses, incluso con un decreto francés oficial preparado por el abate Grégoire, diputado en septiembre de 1792, que dice explicitamente: "El nuevo sello del Estado francés (ya no monárquico sino republicano) representará a una mujer vestida como en la Antigüedad y llevando en la mano derecha una pica con gorro frigio o gorro de la libertad [en francés 'bonnet de la liberté']". Eso sucede entonces en una Francia en plena revolución que debía reemplazar a la figura del rey.

(2) Mateo (2:1-12): Los Reyes Magos Gentiles vienen a inclinarse ante Jesús.

"Jesús nació en Belén de Judea en la época del Rey Herodes el Grande. Y he aquí que unos sabios del oriente vinieron a Jerusalén y preguntaron: "¿Dónde está el Rey de los judíos que acaba de nacer? Hemos visto su estrella elevarse y hemos venido a adorarlo".

"Cuando el rey Herodes oyó esto, se puso nervioso, y también toda Jerusalén. Convocó a todos los jefes de los sacerdotes y escribas de Israel para preguntarles dónde debía nacer el Mesías. Le respondieron: "En Belén de Judea". Porque esto es lo que ha escrito el profeta: "Y tú, Belén de Judea, no eres la última de las principales ciudades de Judea, porque de ti saldrá un gobernante, el pastor de Israel mi pueblo".

"Entonces Herodes convocó en secreto a los Magos para que les dijeran cuándo había aparecido la estrella y los envió a Belén, diciendo: "Id y preguntad al niño con toda precisión". Y cuando lo encuentres, avísame para que yo también pueda adorarlo". Y cuando el rey dijo esto, se fueron..."

"Y he aquí que la estrella que habían visto salir iba delante de ellos; se posó sobre el lugar donde estaba el niño. Y cuando vieron la estrella, se alegraron mucho. Cuando entraron en la casa, vieron al niño con María su madre y, cayendo de rodillas, se inclinaron ante él. Abrieron sus cajas y le ofrecieron sus regalos: de la tierra, del cielo, de la tierra, del cielo, de la tierra y de la tierra".

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.