Saltar al contenido principal
Coronavirus - Economía

Un cataclismo económico que castigará sobre todo a los trabajadores informales

Una tienda cerrada con un letrero que dice "Alquilado por el dueño" en un sector comercial de Santiago, durante una cuarentena preventiva después del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Santiago de Chile, el 16 de abril de 2020
Una tienda cerrada con un letrero que dice "Alquilado por el dueño" en un sector comercial de Santiago, durante una cuarentena preventiva después del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Santiago de Chile, el 16 de abril de 2020 REUTERS - PABLO SANHUEZA
Texto por: Natalia Olivares
5 min

El planeta azotado por la pandemia COVID-19 celebra un 1° de mayo confinado con anuncios de desastre económico por las autoridades europeas y estadounidenses. Los sectores más vulnerables ya están viviendo las consecuencias, como los trabajadores informales cuyos recursos para vivir están desapareciendo, según las alertas de la Organización Mundial del Trabajo (OIT).

Anuncios

Frente a los pronósticos de déficit generalizados tras la pandemia del COVID-19 y el desastre económico mundial que se anuncia por la parálisis económica debido al confinamiento, las respuestas nacionales y dispares de los países ante un problema global pueden ser un freno para la economía mundial, según explicó a RFI el economista Carlos Quenan, vicepresidente del Instituto de las Américas en París.

“Estamos manejando un auto sin amortiguadores” 

Así como existen desigualdades en “tiempos de paz” frente a la globalización y según el reparto de las riquezas, en tiempo de crisis esas desigualdades seguirán existiendo para encontrar respuestas al déficit, según estima Carlos Quenan quien agrega que sólo China e India están en capacidad de tener crecimiento positivo este año. 

Los países europeos o Estados Unidos tienen más recursos que los países emergentes, pero “tras las crisis anteriores (2007, 2008 y 2009) se fueron debilitando por políticas monetarias laxistas y tasas de interés no convencionales, así como inyecciones de liquidez en la economía”. Por ello, “los márgenes de maniobra se reducen y estamos frente la imposibilidad de responder (…) estamos manejando con un auto sin amortiguadores (…) una ruta con hoyos”, asevera.

Cataclismo económico para todos

Tras la pandemia y las medidas de protección sanitaria, la demanda y la oferta se paralizaron con cifras aterradoras inéditas para todos los países. Se espera un repliegue del 5 al 12 % del Producto Interno Bruto (PIB) en la zona euro en 2020, según el Banco Central Europeo (BCE), que desplegó un programa de emergencia sin límite de fecha. En la misma zona, el PIB no para de bajar y la tasa de desempleo aumentó para llegar al 7,4% de la población activa.

En Francia, España e Italia, donde el PIB cayó de 5,8 %, 5,2% y 4,7% respectivamente en el primer trimestre, se anuncia un "shock económico". El gobierno español anunciaba este viernes que prevé una caída a finales de año del 9,2% y un desempleo casi del 20%. En Alemania la tasa de desempleo llegó a niveles récord. Japón desbloqueó un presupuesto de más de 220 mil millones de euros. En Estados Unidos, en una semana hubo 3,8 millones nuevos desempleados.

América Latina vivirá una crisis similar a 1930 o la I Guerra Mundial.

Para Carlos Quenan, en América Latina la situación es preocupante: “se prevé una caída de casi el 6% del PIB en el curso de este año y será la caída más importante de la historia, incluso ligeramente más fuerte que la crisis de 1914 debido a la I Guerra Mundial y que la crisis financiera del 1930. La región vivirá “una situación de muy fuerte caída económica con márgenes muy débiles”. De esta manera los trabajadores informales, que representan una gran masa laboral en América latina como en el resto del mundo, serán los más afectados por la crisis.

Carlos Quenan: "Esta crisis afectará a todos los países, más a los pobres pero los desarrollados no tienen margen de maniobra"

 

Más de la mitad de los trabajadores del mundo perderán sus medios para vivir

Según la Organización Mundial del Trabajo, más de la mitad de los 3.300 millones de trabajadores del mundo corren el riesgo de perder sus medios de subsistencia durante este segundo trimestre debido a la pandemia viral. La entidad reveló cifras preocupantes y llamó a la solidaridad ante una posible desaparición de las pequeñas estructuras y de la pauperización de los trabajadores por falta de ayuda y protección.

El Secretario General de la entidad, Guy Ryder, declaró que “hay que esperar un impacto económico en términos de pobreza”. Esto concierne a más de 1.600 millones de personas (los más vulnerables en el mercado del trabajo) en todo el mundo que podrían perder sus recursos para sobrevivir. En un mes, a principios de la crisis sanitaria, los ingresos de los trabajadores informales cayeron un 60 %. Esto significa un desplome del 81% en África y en el continente americano, del 2,1% en Asia del Pacífico y del 70% en Europa y Asia Central.

Ryder subrayó que “detrás de estas cifras hay familias (…) y un sufrimiento humano”, es necesario que la comunidad internacional se solidarice con ellos, dijo. Según la OIT, los sectores los más afectados son los servicios, la industria, hotelería, ventas inmobiliarias, pequeñas empresas de actividad comercial, entre otros. Los trabajadores informales realizan su trabajo sin protección social, sin contratos, sin protección de salud ni de empleo.

Entrevistado por RFI, Jorge Mujica, miembro del sindicato automotriz estadounidense UAW (United Automobile Workers) y representante des trabajadores indocumentados, ARIS Chicago Worker Center, afirma que esta crisis económica es un terremoto para los trabajadores  informales y "aún más para los que no tienen documentos”, que ven sus recursos disminuir, además de verse obligados a trabajar en condiciones sanitarias inseguras para no reducir sus ingresos a la nada.

Jorge Mujica es miembro del sindicato automotriz UAW (United Automobile Workers) de Estados Unidos.

 

Para Carlos Quenan, todavía queda por descubrir si la reflexión tras la crisis dará como resultado un nuevo orden con “respuestas fraccionadas ante un problema global” de los Estados o una verdadera “regulación de la globalización” con nuevas reglas económicas mundiales más equitativas.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.