DESPUES DEL CORONAVIRUS

Bailar con mascarilla o comer entre mamparas: así será el ocio post-coronavirus

Restaurante de Amsterdam, Mediamatic, con mamparas al lado del canal
Restaurante de Amsterdam, Mediamatic, con mamparas al lado del canal ANP/AFP

Algunas voces ya se atreven a vaticinar algunas tendencias del ocio post-coronavirus. RFI sondea las tendencias que muestran diversos reportajes aparecidos en medios de comunicación asiáticos, europeos y estadounidenses sobre los posibles cambios que pueda experimentar el mundo del ocio: desde comer en un restaurante hasta ir a la playa pasando por la discoteca o la sala de cine. Porque puede que ya nada sea como lo fue. 

Anuncios

Una larga fila de personas esperando pasar un control de temperatura y lavarse las manos con gel hidroalcoholico. Chequeo de mascarillas y panel de instrucciones a leer a la entrada. Registro de nombres, apellidos y formas de contacto de los asistentes. El aforo es limitado e incluso se numera por zonas. Nada de bailar pegados, distancia social se impone como mandamiento. Y lo de ligar queda reducido a cómplices miradas. Así podría ser la tremenda aventura de salir de marcha a una discoteca en los próximos meses. El ocio nocturno tiene ya por descontado que las reglas cambiarán nuestra forma de divertirnos, al menos, en los primeros meses que transcurran tras el desconfinamiento. Empresarios y propietarios de bares y discotecas de varios países hasta ahora confinados, preparan sus reaperturas mirando de reojo al modelo chino, donde la encrucijada de la reglamentación para salir por la noche ya está en marcha. No en vano, la imagen de una discoteca un sábado de madrugada, es justo la antítesis al distanciamiento social. 

Algunas voces ya se atreven a vaticinar algunas tendencias del ocio post-coronavirus. Una de ellas podría ser un rejuvenecimiento del público que asiste a discotecas, más “tolerante” a cumplir ciertas molestias con tal de salir. A ello apuntan desde la Federación de Empresarios de Ocio España de Noche. "Siempre habrá personas que preferirán salir y bailar con mascarillas a quedarse en casa. Bailar es una expresión terapéutica” afirma en el diario 20 Minutos Vicente Pizcueta, portavoz de la Federación de Empresarios de Ocio España. Los empresarios también contemplan otras medidas que podrían ir dictando las autoridades sanitarias llegado el caso como la nebulización química de los locales mediante productos que cumplan las normas UNE, así como la formación del personal en cuanto a medidas de higiene y prevención, y la colocación de carteles informativos por todo el local.

Pero todo ello es un esbozo de por dónde podría ir el sector a medio o largo plazo, ya que no se sabe cuándo podrán reabrir las discotecas, pubs y bares de copas en los países más tocados por el coronavirus en Europa. En el caso de Francia la decisión de fecha de reapertura debería conocerse a finales de mayo, pero nada indica que pueda ser antes de mediados de julio. En España la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha deslizado la opción de finales de 2020, lo que ha provocado estupor en el sector, que quiere acelerar los plazos para evitar un hundimiento general. Incluso más horizonte en el caso de Italia, donde el Gobierno sopesa marzo de 2021, pero la decisión no está tomada.

 

La hostelería del coronavirus

La hostelería es uno de los sectores que puede llegar a cambiar sus costumbres más arraigadas. Una vez abran sus puertas será complicado encontrar aglomeraciones. Habrá limitaciones de aforo, lo que ya en sí dificulta las cosas en ciudades como París o Londres donde buena parte de los servicios de restaurante ya funcionaban mediante reserva de mesa. También se producirán controles de temperatura, además de una medida separación entre las mesas, que obligará a bajar el propio aforo del establecimiento. Los locales que no cumplan con este tipo de normativas pueden acabar cerrando.

Algunos establecimientos ya están colocando mamparas de metracrilato en sus mesas, para que así se guarde la distancia de seguridad entre los comensales. De este modo, se garantizan 2 metros de distancia, pero sin que los clientes dejen de verse y de relacionarse entre ellos, aunque sea sin contacto físico.

 

También es probable que se generalice el pago telefónico, para no tener que utilizar tarjeta de crédito ni dinero en efectivo. Este podría ser uno de los mayores saltos tecnológicos del mundo post-coronavirus

 

El ocio de masas

En un coloquio organizado por el diario New York Times en el que intervenían grandes expertos epidemiológicos del país, se señalaba hace un par de semanas que era de todo punto "irreal" pensar que los grandes eventos de masas podrían volver en este 2020.  "Cuando la gente dice que se reprogramarán conferencias, conciertos o eventos para octubre de 2020, no sé en qué se basan", la frase la dice Ezekiel “Zeke” Emanuel, asesor de la OMS, además de oncólogo, bioético y vicerrector de iniciativas globales y director del Instituto de Transformación de Atención Médica de la Universidad de Pensilvania. En su intervención el experto señalaba más probable la fecha del otoño de 2021. Un muy largo plazo para festivaleros, futboleros y demás amantes de los grandes eventos. 

En España el diario Marca asegura que los estadios de fútbol no se podrán llenar hasta dentro de 18 meses, una medida estricta para que pueda continuar la competición reduciendo el riesgo de contagios. 

El Gobierno italiano ya trabaja en la reapertura de los cines, que volverán a estar operativos con restricciones de aforo. Para que nadie se pierda los grandes estrenos, las productoras y salas de cine estudian vender butacas virtuales, es decir, que puedas pagar la entrada para ver la película desde casa

Otra forma de ocio que puede cambiar en los próximos meses tiene que ver con la llegada del verano. Una empresa italiana ha propuesto instalar mamparas de plexiglás para que se pueda mantener el distanciamiento social en las playas. Se trata sólo de una idea, ya que todavía está por ver si playas y chiringuitos podrán abrir en verano.

 

El de los parques temáticos y de atracciones es otro modelo de negocio que tendrá que establecer algunos cambios. Disney piensa en tomar la temperatura cada cliente antes de que entren en sus recintos, del mismo modo que ya revisan los equipajes o las mochilas como método de seguridad. Todos los empleados utilizarán mascarilla y se desinfectarán las zonas comunes.

Bloomberg explica que los casinos de Las Vegas pretenden abrir con un tercio del aforo habitual. Habrá controles de temperatura a los clientes, y los jugadores tendrán que mantener la separación en las mesas de blackjack.

 

Apartahoteles, probables beneficiados

El sector turístico lleva semanas preparandose para el desconfinamiento. Los hoteleros ya asimilan que su producto va a cambiar. ¿Cuánto? Muy difícil de saber pero, algunas líneas maestras de dichos cambios sí aparecen más que probables. En principio, se especula con la idea de que irá desapareciendo el concepto de 'todo incluido', evitando así, por ejemplo, que muchos turistas se agolpen en un mismo comedor a la hora del desayuno y el almuerzo.

También crecerán los apartahoteles, en los que hay más distancia entre los clientes. Y se espera que la clientela mayor de 60 años se vea reducida, por lo que este sector tendrá que hacer todo lo posible por captar a un público joven ya acostumbrado a alojarse en apartamentos turísticos.

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas