La Lista del Pueblo, de las protestas a escribir la nueva constitución de Chile

Santiago (AFP) –

Anuncios

Amas de casa, abogados, ambientalistas y activistas pasarán de protestar en las calles en contra de la desigualdad social a escribir la nueva constitución de Chile, en la llamada "Lista del Pueblo".

Constituida por un grupo heterogéneo de personas desconocidas entre sí pero unidas por el deseo de cambiar el modelo social, esta lista logró, contra todo pronóstico, ser la tercera más votada en las elecciones del 15 y 16 de mayo.

La consulta dio protagonismo a los independientes a expensas de los partidos tradicionales, seis meses antes de las elecciones nacionales de noviembre.

La Plaza Italia, en Santiago, fue el epicentro de las protestas que estallaron en Chile a partir del 18 de octubre de 2019 y que tras un acuerdo político derivaron en la instauración de un proceso para redactar una nueva constitución a partir del 4 de julio que reemplazará a la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Fue en este lugar donde se conocieron y organizaron muchos de los que hoy conforman la Lista del Pueblo y donde se siguen reuniendo cada viernes manifestantes ante una gran presencia de policías.

#photo1

Entre los 27 electos de esa agrupación, Alejandra Pérez, ama de casa de 43 años, la define como "un grupo de manifestantes descontentos con el sistema, años de impunidad, robo y vergüenza".

"Son voces que nunca fueron escuchadas", agrega esta madre de tres hijos afectada por un cáncer de mama que le obligó a extirparse ambos senos, dejándole cicatrices que ha enseñado a torso desnudo "orgullosa" en varias manifestaciones.

- ¿Quiénes son? -

Son 18 mujeres y 9 hombres (16,6%) de un total de 155 constituyentes elegidos de forma paritaria y que incluye a 17 representantes de pueblos originarios.

Como tercer bloque más votado -tras la lista oficialista de derecha (20,67%) y una de la izquierda opositora (18,74%)- buscarán "romper los paradigmas de la política tradicional", indica a la AFP Ingrid Villena, constituyente electa también en la capital.

#photo2

"Es una luz de esperanza y también sinónimo de lucha en la calle", destaca.

Con 31 años y abogada especializada en violencia hacia mujeres y menores, esta mujer "tímida y sencilla", como ella misma se califica, explica que los votos que consiguieron provienen de "ciudadanos comunes y corrientes que nunca han participado en política" y forman parte como ella del "pueblo".

"Es saber lo que significa levantarse todos los días a las seis de la mañana para ir al trabajo, trabajar más de 12 horas; tener dos empleos para poder sobrevivir a base de endeudarte y que aun así no te alcance para cosas tan esenciales como comer o tener buena salud", resume.

- Política ciudadana -

Fuera de la política tradicional y sin ser tampoco tecnócratas, se consideran ciudadanos que quieren que su voz y opinión también cuente en las decisiones.

"Es el pueblo soberano de Chile que está aburrido de recibir órdenes, que no llega a fin de mes, el que se muere en una sala de hospital sin atención; el niño que se acuesta con dolor de estómago de hambre todas las noches", dice a la AFP Rodrigo Rojas Vade, otro de los constituyentes de la Lista de Pueblo.

#photo3

Paciente oncológico, a sus 37 años el Pelao Vade --como él mismo se presenta y lo reconoce ya la opinión pública-- reniega del eje político izquierda-derecha y apela a la "participación ciudadana como base del nuevo Chile".

"Queremos ser una voz, no queremos imponer algo. Representamos a un Chile que está dentro de nuestros principios, la plurinacionalidad; un Chile respetuoso, abierto, inclusivo, participativo, ambiental. Es un cambio de paradigma total", recalca.

- Derechos humanos -

La Lista del Pueblo coincide con otras miradas que buscan sentar bases para que la nueva constitución haga del Chile ultraliberal un país con derechos fundamentales y un Estado de bienestar.

"Hasta el día de hoy vivimos en una sociedad coartada en el ejercicio de sus derechos y libertades porque aún está legalizada una Constitución heredada de este periodo fratricida que vivimos y que fue impuesto por el dictador", afirma este abogado.

Activista por los derechos humanos, decidió ser constituyente una madrugada de noviembre de 2019 en una comisaría cuando defendía a detenidos de una jornada de protestas y al mismo tiempo se anunciaba el acuerdo para llamar al plebiscito que decidiría si se escribía o no una nueva constitución.

"En ese mismo momento el oficial me dijo: 'Usted debería ser constituyente, porque defiende muy bien a estos muchachos'", reconoce Woldarsky.