Los chefs Batali y Bastianich deberán pagar U$S 600.000 por acoso sexual

Nueva York (AFP) –

Anuncios

Los afamados chefs estadounidenses Mario Batali y Joseph Bastianich deberán pagar 600.000 dólares a una veintena de exempleados que los denunciaron por acoso sexual en sus restaurantes de Nueva York, dijo el viernes la procuradora del estado Letitia James.

Las primeras acusaciones presentadas en 2017 por cuatro mujeres contra Mario Batali empañaron la trayectoria de este chef de origen italiano, convertido en figura popular de la gastronomía en Estados Unidos, y tuvo que retirarse de la actividad.

Batali estaba asociado con otro popular chef, Joe Bastianich en varios restaurantes y en el grupo B&B Hospitality. Muy apreciados ambos en los programas televisivos de cocina, también habían estado en el origen de uno de los templos de la cocina y la gastronomía italiana en Nueva York, al asociarse con la franquicia local de la cadena Eataly.

"B&B, Batali y Bastianich deberán pagar 600.000 dólares a al menos 20 exempleados, revisar todos los módulos de formación en todos los restaurantes del grupo B&B y presentar informes semestrales a la fiscalía para certificar el cumplimiento del acuerdo", dijo la procuradora en un comunicado.

Los hechos denunciados conciernen a los restaurantes italianos de Nueva York Babbo, Lupa y Del Posto, el cual está ahora cerrado.

"Batali y Bastianich dejaron desarrollar un ambiente de trabajo intolerable y permitieron un comportamiento vergonzoso que resulta inapropiado no importa en qué marco", dijo James.

Según el comunicado de la procuradora, que difunde el acuerdo entre las partes, "más de 20 empleados fueron sometidos a un ambiente de trabajo hostil en el cual los empleados hombres y mujeres fueron acosados sexualmente por Batali, directores del restaurante y otros colegas".

La oficina de la procuradora concluyó que Batali "acosó sexualmente a una mesera de Lupa" con comentarios y gestos explícitos y le mostró un video porno a un mesero.

Entre 2016 y 2026 múltiples empleados fueron testigos o sufrieron personalmente avances sexuales no deseados y comentarios sexualmente explícitos de parte de directores y de colegas y muchos empleados fueron tocados, agarrados y/o abrazados a la fuerza por colegas masculinos", añadió la procuradora.