Venezuela espera que Biden tenga un "atisbo de decencia", dice vicepresidenta

2 min
Anuncios

La Habana (AFP)

La vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, dijo este sábado en La Habana que su país espera que la nueva administración estadounidense de Joe Biden tenga un "atisbo de decencia" y actúe conforme al derecho internacional.

"Esperamos que este nuevo gobierno tenga atisbo de decencia y contemplación y también que cumpla el derecho internacional", dijo Rodríguez a la prensa al término de una intensa visita a Cuba.

Venezuela espera que, con la llegada de Biden a la Casa Blanca, el gobierno de Estados Unidos "establezca canales diplomáticos, de diálogo, de diálogo respetuoso", añadió.

Los gobiernos de Cuba y Venezuela son objeto de duras sanciones de la administración de Donald Trump, que terminará su mandato el próximo miércoles.

"El gobierno de Donald Trump está en su hora agónica, y ahí está dando patadas de ahogado, contra Cuba, contra Venezuela y nosotros tranquilos, trabajando, sin miedo", añadió.

Rodríguez condenó la decisión del Departamento de Estado, de esta semana, de regresar a Cuba a la lista negra de países promotores del terrorismo.

"Eso es inmoral, porque el mundo sabe quien creó a los terroristas, quien financia los grupos terroristas, quien le da armamento a los grupos terroristas", dijo y agregó: "nosotros rechazamos esas patadas de ahogado" de la administración saliente de Estados Unidos.

Durante su estancia en La Habana, Rodríguez fue recibida por el presidente Miguel Díaz-Canel, el primer ministro Manuel Marrero, y el viceprimer ministro Ricardo Cabrisas, con quien trató los temas económicos.

Venezuela es el principal suministrador de petróleo de Cuba, combustible que la isla paga con parte del dinero que recibe por el trabajo de miles de médicos, maestros y otros colaboradores realizan en el país sudamericano.

Estados Unidos sanciona a ambos países bajo el argumento que fuerzas militares y asesores cubanos sostienen al gobierno del venezolano Nicolás Maduro, lo que rechazan tanto La Habana como Caracas.