Cárteles mexicanos usan drones cargados con explosivos contra fuerzas de seguridad

Las agresiones a militares con drones han tenido lugar en los estados Guanajuato (centro), Jalisco (oeste) y la más reciente en Aguililla, en el Michoacán (oeste)
Las agresiones a militares con drones han tenido lugar en los estados Guanajuato (centro), Jalisco (oeste) y la más reciente en Aguililla, en el Michoacán (oeste) ALFREDO ESTRELLA AFP/Archivos
Anuncios

México (AFP)

Cárteles del narcotráfico de México están utilizando drones cargados con explosivos para atacar a las fuerzas de seguridad del país, reconoció este miércoles el secretario de Defensa Nacional, general Luis Cresencio Sandoval.

"En cuanto a la utilización de drones como un medio explosivo hemos ubicado que hay algunos cárteles que están usando esto", afirmó el militar durante la habitual conferencia matinal del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sandoval señaló puntualmente al Cártel Jalisco Nueva Generación, considerado por autoridades y analistas como el más poderoso de México actualmente, como una de las organizaciones que los emplean.

Detalló que las agresiones con drones han tenido lugar en los estados Guanajuato (centro), Jalisco (oeste) y, la más reciente, en la localidad de Aguililla, en el occidental estado Michoacán.

Dicho ataque tuvo lugar la noche del lunes cuando policías estatales trabajaban en despejar carreteras de dicha localidad que habían sido bloqueadas con piedras, tierra y vehículos por grupos criminales.

Los agentes fueron agredidos utilizando drones y granadas, según reportes de medios locales.

Sandoval confirmó que dos policías resultaron heridos por el dron, uno en un brazo y otro en una pierna, y que el ejecutor de la agresión ya fue detenido.

El mando militar reconoció que aunque los ataques con drones "son de preocupación", estos no han sido "efectivos".

En México, más de 300.000 personas han sido asesinadas desde que en diciembre de 2006 el gobierno lanzó una polémica ofensiva militar contra los cárteles, según cifras oficiales.

La estadística no precisa cuántas de estas víctimas están relacionadas al combate a las mafias.