Presidente de México se defiende de acusaciones tras accidente de metro

Anuncios

México (AFP)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, rechazó este miércoles que su política de austeridad sea una de las causas del accidente del metro de la capital, cuyas 25 víctimas comenzaron a ser sepultadas.

López Obrador consideró un acto de "mala fe e irresponsabilidad" los señalamientos de la patronal Coparmex, que vinculó el siniestro con la reducción del gasto público que promueve el oficialismo de izquierda.

El gremio empresarial aludió a la ejecución presupuestaria por parte de la alcaldía capitalina, encabezada por Claudia Sheinbaun, copartidaria del mandatario.

"El mantenimiento del metro tiene presupuesto suficiente, lo autoriza la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México. ¿Qué tiene que ver eso con la austeridad?", cuestionó el presidente en su conferencia diaria.

A su juicio, Coparmex es parte de la oposición, a la que se refiere como el "conservadurismo, un sector muy afín a la corrupción".

La patronal manifestó en un comunicado que "el llamado a la austeridad" de la alcaldía "no debe aplicarse en áreas trascendentales y de vital importancia" como el metro, pues "se ha convertido en una austeridad que mata".

López Obrador se ha negado a entregar ayudas directas a las empresas y a contratar deuda en el marco de la pandemia, aduciendo que su prioridad es la atención en salud y la inversión social.

Las acusaciones contra las autoridades también han llegado de uno de los sindicatos del metro, que sostiene que en octubre pasado la alcaldía ignoró un advertencia suya sobre daños en el elevado que colapsó el lunes.

"Los trabajadores tienen temor, no tenemos garantías", dijo al diario Milenio Jesús Urban, dirigente de la central obrera, que exige la destitución de Florencia Serranía, directora de la empresa de transporte.

- Biden ofrece ayuda -

Entretanto, el presidente estadounidense, Joe Biden, se sumó este miércoles a las expresiones de pésame y dijo que su país "está listo para ayudar a México" frente a esta tragedia.

Mientras, los fallecidos comenzaron a ser sepultados en distintos cementerios de la ciudad, como el Panteón San Lorenzo Tezonco, muy cerca del lugar del percance que dejó además unos 80 heridos, 38 de ellos aún hospitalizados.

"No tengo palabras para describir el dolor. Mi padre era hojalatero, tenía 30 años en ese oficio. No estoy enojado, ni es la justicia del dinero, eso no me va a regresar a mi padre", dijo Luis Adrián, de 31 años, hijo de José Luis Hernández, de 61.

En tanto, la empresa noruega Det Norske Veritas continuaba por segundo día con su peritaje independiente.

Las autoridades también iniciaron una revisión de las líneas que corren sobre puentes, especialmente por el subsuelo fangoso de Ciudad de México, donde golpean con fuerza los sismos que se originan en el Pacífico.

- Impacto político -

El accidente podría golpear al oficialismo, especialmente en la pugna por la candidatura presidencial de 2024.

En el ojo del huracán están el canciller Marcelo Ebrard, quien desarrolló e inauguró la obra en 2012 como alcalde de la capital, y Sheinbaum.

Ambos son los más fuertes aspirantes a la candidatura presidencial del partido Morena, que lidera López Obrador.

Se está "usando el accidente para el golpeteo político", dijo a la AFP el internacionalista Hernán Gómez Bruera sobre los señalamientos contra ambos funcionarios.

Ebrard, de 61 años, ha cumplido un rol protagónico en la compra de vacunas contra el covid-19, mientras Sheinbaum, de 58, muestra desde hace algunas semanas las cifras más benignas de la pandemia con apenas un 20% de ocupación hospitalaria en la capital.

La Línea 12 "era la joya de Ebrard, pero le ha explotado", señaló a la AFP la analista Martha Anaya.

El siniestro revivió escándalos como el sobrecosto de la obra, de 70% y que terminó valiendo 1.200 millones de dólares.

Ebrard aseguró que su responsabilidad administrativa sobre el proyecto concluyó en 2013 y que detrás de las acusaciones hay motivaciones políticas. Según el canciller, los problemas en el elevado se conocieron tras el fuerte sismo de 2017.

Mientras, la jefa de gobierno expresó que sería muy mezquino "estar pensando en un asunto político", después de que le preguntaran si el suceso afectará su carrera.

Los expertos descartan un impacto a corto plazo sobre López Obrador, con un 63% de aprobación, según un promedio de encuestas de la firma Oraculus.

"Morena sigue fuerte gracias a la imagen de López Obrador", opina Gómez Bruera.

Anaya tampoco cree que el caso pueda afectar significativamente a la izquierda a un mes de las elecciones intermedias, en las que el gobierno busca mantener el control de la Cámara de Diputados y ampliar su poder regional.