Saltar al contenido principal

Los civiles vuelven al Sinaí egipcio bajo la amenaza de las trampas del EI

3 min
Anuncios

El Cairo (AFP)

Temiendo por su vida, los habitantes del Sinaí egipcio huyeron de la región cuando llegó el grupo yihadista Estado Islámico (EI) a sus pueblos. Desde hace dos meses empiezan a volver, pero se enfrentan a la trampa de las minas colocadas por el EI en sus casas.

"Perdí a mi cuñada y a su bebé de nueve meses cuando estalló en su casa una bomba artesanal" dice a la AFP un habitante de la localidad de Aqtiya, en el norte de la península del Sinaí, que prefiere no dar su nombre por miedo a represalias.

Quince personas han muerto desde mediados de octubre debido a artefactos explosivos caseros, en este pueblo y en otros ubicados en los alrededores de Bir al-Abd, según fuentes de seguridad.

Estas explosiones han traumatizado al millar de habitantes que ya habían retornado a sus casas, tras haber pasado meses lejos de sus hogares durante los cuales las fuerzas egipcias prosiguieron sus operaciones para intentar expulsar al EI de la región.

Desde hace años, el ejército intenta poner fin a los ataques yihadistas en el Sinaí (este), llevados a cabo esencialmente por la rama local del EI, y que han proliferado desde la destitucion en 2013 por el ejército del presidente islamista Mohamed Mursi.

- "Juguetes explosivos" -

Pero estas operaciones militares no han impedido a los yihadistas intensificar sus ataques contra las fuerzas de seguridad, los civiles y las instalaciones gasíferas.

Otro habitante local que regresó a su hogar, contactado por teléfono, confirma que los yihadistas transformaron las viviendas en "escondites para escapar" del ejército, antes de ponerles explosivos. "¡Incluso han robado nuestro ganado!"

La localidad de Bir al-Abd fue en 2017 escenario del atentado más sangriento de la historia reciente de Egipto, cuando murieron 300 fieles en un asalto contra una mezquita, durante una oración.

El ataque fue llevado a cabo por hombres que portaban banderas negras similares a las del EI, pero este grupo nunca reivindicó esta operación.

Según estimaciones del Departamento de Estado de Estados Unidos, el EI ha llevado a cabo en 2019 más de 130 ataques con bombas caseras, principalmente en el norte y centro del Sinaí, además de ataques "casi semanales contra posiciones" militares egipcias.

Según los expertos, poner explosivos en las viviendas de los civiles es una táctica usada ya por el grupo yihadista en otros países, como Irak o Siria

En Irak, yihadistas instalaron explosivos en artículos domésticos, desde refrigeradoras hasta ejemplares del Corán. En Siria, los yihadistas del EI han dejado explosivos bajo alfombras o los han escondido en piedras.

En Egipto, los yihadistas han "invertido tiempo y recursos para poner explosivos en puertas, muebles, aparatos electrodomésticos e incluso juguetes de niños" según Nadia al Dayel, directora del círculo de reflexión Critica y especialista en los modos operativos del grupo yihadista.

Desde 2018, unos 970 combatientes han resultado muertos en la región, así como decenas de miembros de las fuerzas de seguridad, según cifras oficiales.

El ejército egipcio anunció el martes haber "eliminado" a 40 presuntos yihadistas desde septiembre, y agregó que siete militares resultaron muertos o heridos.

En 2019, Human Rights Watch acusó a las fuerzas egipcias y a los yihadistas de haber cometido "crímenes de guerra" en el Sinaí. El Cairo rechazó esas acusaciones.

Atrapados entre dos fuegos, los habitantes locales aseguran no obstante que la principal amenaza para ellos sigue siendo el EI.

Interrogados por la AFP, ni el ejército ni las autoridades locales han comentado esos ataques contra civiles.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.