UE está dispuesta a normalizar relaciones con Turquía, pero no a cualquier precio

3 min
Anuncios

Bruselas (AFP)

Preocupados por las marchas y contramarchas del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, los líderes de la UE presentarán el jueves al canciller Mevlut Cavusoglu las condiciones para normalizar las relaciones con Turquía, pero le harán saber también que no "pasarán página" sobre la acciones agresivas de Ankara.

El ministro de Relaciones Exteriores turco se reunirá en la tarde del jueves en Bruselas con el jefe de la diplomacia europea, el español Josep Borrell. Al día siguiente, será recibido por el presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, y el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg.

Los dirigentes europeos han tomado nota del deseo del presidente turco de reducir las evidentes tensiones en las relaciones con Bruselas.

Sin embargo, desconfían de cualquier "declaración de intenciones" y quieren "hechos y acciones concretas", dijo el lunes Peter Stano, portavoz de Borrell.

"Todos esperamos que las palabras del presidente turco se transformen rápidamente en actos concretos y duraderos que demuestren su verdadera buena voluntad hacia la UE", dijo a la AFP el ministro de Relaciones Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn.

Pero "nadie pretende pasar página", advirtió. "La UE sigue determinada a defender sus intereses y los de sus estados miembros, así como a preservar la estabilidad regional", añadió.

- Sanciones sobre la mesa -

Los puntos de tensión son numerosos e incluyen disputas con Grecia y Chipre, la participación de Turquía en los conflictos en Siria, Libia y Nagorno Karabaj, la dura retórica con Francia, las violaciones del embargo de armas de la ONU sobre Libia, o las acciones militares y agresivas en el Mediterráneo oriental.

Los líderes europeos tendieron una mano al presidente Erdogan en julio de 2020, pero éste la rechazó, y en diciembre Bruselas decidió sancionar a Ankara por seguir con su prospección de gas en la zona económica exclusiva de Chipre, en el Mediterráneo oriental.

La UE sumará nuevos nombres a una lista abierta en noviembre de 2019 en la que ya aparecen dos líderes de la Turkish Petroleum Corporation (TPAO), que tienen prohibida la visa a Europea y cuyos activos en la UE han sido congelados.

"El trabajo en la lista está en curso. Son complejos y es demasiado pronto para comentar sobre su resultado, ni sobre el momento exacto de su finalización”, explicó Asselborn.

Sin embargo, se podría llegar a un acuerdo sobre varios nombres en la reunión de ministros de Relaciones Exteriores prevista para el 25 de enero, dijo un diplomático europeo.

Borrell presentará un informe sobre las relaciones políticas, económicas y comerciales entre la UE y Turquía, y ofrecerá opciones a los líderes de la UE para su cumbre en marzo. "Queda aún mucho por hacer para abrir un diálogo sincero con Turquía", dijo Borrell recientemente.

El escenario ha cambiado para Erdogan con la pérdida del apoyo de Estados Unidos y la llegada de Joe Biden al poder.

Además, los "enormes problemas económicos" de Turquía no le permiten cortar los lazos con Europa, su mayor socio comercial.

"La casa se está derrumbando, y [Erdogan ] está perdiendo la clase media", dijo un funcionario europeo, quien añadió que "los europeos están esperando a ver si esta actitud es sincera y duradera".

Alemania, la principal potencia económica de la UE, apuesta por el apaciguamiento. Su canciller, Heiko Maas, viajó el lunes a Ankara para acoger las "señales positivas" enviadas por el presidente turco.