Más de 10.000 arrestos en Rusia desde el inicio de las protestas pro-Navalni

La policía rusa detiene a un hombre durante una manifestación de apoyo al opositor ruso Alexéi Navalni el 31 de enero de 2021 en Moscú
La policía rusa detiene a un hombre durante una manifestación de apoyo al opositor ruso Alexéi Navalni el 31 de enero de 2021 en Moscú Alexander NEMENOV AFP
2 min
Anuncios

Moscú (AFP)

Más de 10.000 personas fueron detenidas en Rusia desde el 23 de enero, cuando comenzaron las manifestaciones para exigir la liberación del opositor ruso Alexéi Navalni, afirmó este miércoles la oenegé OVD-Info.

OVD-Info especializada en seguir las manifestaciones denunció además el trato degradante al cual son sometidos los detenidos.

Numerosos manifestantes fueron amontonados en autobuses "en condiciones terribles, sofocantes, sin alimentos y sin poder ir al baño durante horas", declaró Grigori Durnovo, un responsable de la ONG a la radio Eco de Moscú.

Por otra parte, es "muy difícil para los abogados y los juristas acceder a las comisarías. No los dejan entrar, es algo sistemático", agregó Durnovo.

Desde las primeras manifestaciones a favor de Navalni, el 23 de enero, seis días después de su detención, más de 10.000 personas fueron detenidas en Rusia, según OVD-Info.

El 23 de enero hubo 4.000 detenidos, el 31 de enero 5.700 y el martes 2 de febrero, tras la condena de Navalni a una pena de cárcel firme, 1.400, indicó esta fuente.

En las redes sociales circulan numerosos testimonios sobre las condiciones de detención.

"Pasaron más de 40 horas desde nuestra detención. Prácticamente no nos alimentan, estamos en un autobús, obligados a permanecer de pie", dijo un detenido en un video publicado en Instagram y difundido el martes por el canal de televisión Dojd.

Con el objetivo de disuadir a los manifestantes, las autoridades avisaron que se verificará si los detenidos efectuaron el servicio militar obligatorio.

Numerosos países en el mundo condenaron la detención y la condena de Alexéi Navalni, así como la represión de las manifestaciones, dando lugar a nuevas tensiones entre Rusia y las potencias occidentales.

Moscú rechaza las críticas y denuncia la injerencia extranjera en sus asuntos internos.