Riesgo de escasez de dinero en Birmania tras el golpe de estado

Anuncios

Rangún (AFP)

Centenas de personas hacen fila cada día frente a las sucursales bancarias en Rangún con la esperanza de poder retirar sus ahorros, preocupados por una eventual falta de dinero en efectivo tras el golpe de estado en Birmania.

Una de las primeras medidas de las autoridades militares fue limitar el retiro de dinero de los bancos, lo que alimentó los rumores de iliquidez.

El banco Myawaddy es objeto de una amenaza de boicot por parte de los birmanos, pues actualmente es controlado por el ejército birmano que volvió al poder desde el 1 de febrero después de destituir a Aung San Suu Kyi, la jefe de hecho del gobierno civil.

En las protestas masivas de los últimos días hubo llamamientos a los empleados bancarios pidiéndoles que dejen de trabajar.

De hecho, la mayoría de los bancos, incluidos los privados, han estado cerrados durante muchos días porque sus empleados se han unido al movimiento de desobediencia civil. Una situación que se está volviendo tensa a medida que se acerca el día de pago en Birmania este viernes.

Sólo unas pocas sucursales de los bancos públicos permanecen abiertas en Rangún para retirar dinero, pero de una manera muy limitada.

Debido a esta incertidumbre, Tun Naing, un hombre de negocios de 43 años, ha hecho la fila todos los días frente al Myawaddy Bank. "Por los rumores sobre este banco, vine a retirar mi dinero", unos 4.500 dólares, le dijo a la AFP.

- "Altos riesgos políticos" -

Myawaddy, que es el sexto banco más grande del país, sólo autoriza que 200 clientes por sucursal hagan retiros limitados a 500.000 kyats por día, o sea unos 370 dólares.

Conseguir un lugar temprano en la mañana es crucial, "algunas personas se quedan en hoteles cercanos para hacer fila temprano para las fichas", cuenta Tun Naing. Sin embargo, no todos tienen la suerte de lograrlo.

Myint Myint, profesor jubilado de 64 años, hace la fila todos los días desde hace una semana y todavía no ha logrado hacer un retiro.

"Estoy realmente harto", dijo a la AFP. "Deberían anunciar (en los medios estatales) que nuestro dinero está seguro ... Aunque mis ahorros no son enormes, me preocupan los rumores".

Sin embargo, un aviso publicado en el medio oficial "New Light of Myanmar" afirma que los bancos siguen prestando servicios a diario. "Se invita a la población a participar en este proceso para asegurar la estabilidad económica del país", se lee en el dictamen emitido por el Banco Central.

La economía birmana ya enfrentaba vientos en contra desde antes del golpe de estado a causa del coronavirus y el confinamiento.

Ahora los generales enfrentan sanciones de Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y la Unión Europea, y la economía en su conjunto también corre el riesgo de que se disminuya la inversión extranjera, reticente a trabajar con la dictadura.

La agencia calificadora de riesgo Fitch registró rápidamente a la baja las estimaciones de crecimiento para 2021 del 5,6% al 2%, citando "altos riesgos políticos".

Una posible pausa en las entradas de divisas extranjeras hizo sonar la alarma de la ONG Justicia para Birmania, que dice que los generales podrían comenzar a recurrir a las reservas del banco central de Birmania, por valor de 6.700 millones de dólares.

- "Ya tengo suficientes dificultades así" -

Sobre el terreno, las preocupaciones son más inmediatas: ¿las empresas podrán pagar a sus empleados al final del mes, los ancianos podrán cobrar sus pensiones?

Decenas de miles de personas salen a las calles todos los días a protestar.

El martes, frente a una sucursal de Myawaddy Bank, un guardia de seguridad trató de calmar a una pequeña multitud que reclamaba retirar sus ahorros, por lo que el agente les explicó que las empresas tenían prioridad de retirar dinero para poder pagar a sus empleados.