Biden habla con el rey saudita antes de la publicación de informe sobre la muerte de Khashoggi

Anuncios

Washington (AFP)

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló este jueves por primera vez con el rey Salmán de Arabia Saudita, una conversación que se produce antes de la inminente publicación de un informe de inteligencia sobre el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi.

Durante la conversación telefónica, Biden recalcó el compromiso para "ayudar a Arabia Saudita a defender su territorio frente a los ataques de grupos aliados con Irán", pero también puso en relieve la "importancia que da Estados Unidos a los derechos humanos y al Estado de derecho", informó la Casa Blanca.

"El presidente destacó positivamente la reciente liberación de varios activistas saudita-estadounidenses y de Loujain al Hathloul", detalló el comunicado.

Los dos dirigentes también discutieron los esfuerzos de Estados Unidos para "poner fin a la guerra en Yemen", después de que Biden terminara con el apoyo que dio Washington a la coalición militar encabezada por Riad.

La conversación se produjo antes de la inminente desclasificación de un informe de inteligencia sobre el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en 2018 en el consulado de Riad en Estambul.

La muerte de Khashoggi, que colaboraba con el diario The Washington Post, generó indignación a nivel internacional y este jueves el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, indicó que la publicación del informe es un paso importante para que los responsables "rindan cuentas".

Hay especulaciones de que el reporte puede apuntar a responsabilidades del príncipe heredero del reino saudita, Mohamed bin Salmán, pese a que Riad niega estas acusaciones.

La desclasificación marca un profundo contraste con la política del expresidente republicano Donald Trump, quien destacó sus vínculos con Arabia Saudita, y cuyo yerno y asesor, Jared Kushner, tenía intercambios por texto con el príncipe Mohamed, conocido por las siglas MBS.

- "Recalibrar" las relaciones -

Khashoggi - que vivía en Estados Unidos - era un duro crítico del gobierno saudita y fue asesinado tras entrar al consulado a buscar un certificado para casarse.

Tras el asesinato, un grupo bipartidista de senadores estadounidenses que accedieron a un informe de la CIA indicaron, en diciembre de 2018, que el príncipe heredero es cómplice.

Unos días después, el Senado en su conjunto adoptó una resolución para señalar al heredero como "responsable" del crimen.

"Espero que este informe muestre aún más claramente que MBS estuvo implicado en el asesinato de Khashoggi. Esa es mi hipótesis", dijo a la AFP el experto Simon Henderson, del centro de estudios Near East Policy, con sede en Washington.

Pese a que el gobierno de Biden ha agitado la amenaza de acciones punitivas, por el momento no ha confirmado que esté dispuesto a sancionar al príncipe.

Con respecto al impacto que tendrá en las relaciones con Arabia Saudita, Price indicó que Biden "va a revisar por completo las relaciones para asegurarse que promuevan los intereses del pueblo estadounidense y para asegurarse de que reflejen sus valores".

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, indicó que "hay una serie de medidas sobre la mesa", sin dar más precisiones.

El nuevo gobierno estadounidense ya adelantó que va a "recalibrar" las relaciones con Riad y que su interlocutor será el rey Salmán y no el príncipe, y que va a poner el acento en los derechos humanos.