Ngozi llega a la OMC, un revulsivo para la organización

Anuncios

Ginebra (AFP)

La economista nigeriana Ngozi Okonjo Iweala asume este lunes sus funciones de directora general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), una inyección de esperanza para esta institución que se enfrenta a enormes desafíos en plena crisis económica y sanitaria mundial.

"Creo que la OMC es demasiado importante como para permitir que se vea frenada, paralizada y moribunda", declaró a la AFP la primera mujer y la primera africana en dirigir la OMC, al día siguiente de su nombramiento.

Dos veces ministra de finanzas y jefa de la diplomacia de Nigeria durante dos meses, la doctora Ngozi, de 66 años, reemplaza al brasileño Roberto Azevedo, que dimitió a finales de agosto, un año antes del final de su mandato, por "razones familiares", llevando a la organización a navegar sin capitán durante meses.

La nueva directora, que trabajó 25 años en el Banco Mundial, fue designada el 15 de febrero por los 164 países miembros de la OMC al final de un largo proceso de selección, paralizado durante meses por el veto a su nombramiento del expresidente estadounidense Donald Trump.

La llegada a la Casa Blanca de Joe Biden, que le dio su apoyo, permitió desatascar el proceso.

Ngozi inicia su mandato el primer día de la primera reunión (1-2 de marzo) del año del Consejo General de la OMC, que los miembros de la organización aprovechan para hacer balance de las negociaciones en curso.

En esta ocasión, los delegados tendrán que decidir que la próxima Conferencia Ministerial -que fue aplazada por la pandemia de covid-19- se celebre en Ginebra en diciembre.

Para entonces, la nueva jefa de la OMC, conocida por su fuerte voluntad y determinación, habrá tenido tiempo de imprimir su huella en Ginebra.

Aunque algunos esperan que su llegada será un revulsivo para la organización, otros advierten que no podrá cambiar las cosas radicalmente ya que la organización se rige por la regla del consenso con el que los miembros adoptan sus decisiones.

Una de las primeras tareas será nombrar a sus cuatro directores adjuntos, que la ayudarán a redinamizar el mecanismo de negociación de la organización.

- Institución torpedeada -

La nueva jefa de la OMC espera, en particular, impulsar las negociaciones sobre las subvenciones a la pesca, para terminarlas en la próxima conferencia ministerial, aunque la tarea resulta ardua ya tienden a estancarse.

En pleno marasmo económico mundial causado por la pandemia de covid-19, varios otros desafíos esperan a la nueva directora, entre ellos desactivar los conflictos que enfrentan a la organización con Estados Unidos.

Y es que asumirá la jefatura de una institución que fue torpedeada sobre todo por la administración de Donald Trump, que era abiertamente hostil a la organización e incluso llegó a bloquear el funcionamiento del órgano de solución de conflictos.

Estados Unidos, pero también países europeos y Canadá, piden una reforma de la organización, al estimar que no responde de manera apropiada a las distorsiones comerciales generadas en particular por China.

Varios países reclaman también mayor transparencia de las políticas comerciales de los 164 miembros de la organización.

Recientemente la nueva directora instó a la OMC a concentrarse en la pandemia mientras los miembros de la organización están divididos sobre una exención de los derechos de la propiedad intelectual sobre los tratamientos y las vacunas contra el covid para hacerlos más accesibles.

Presidenta de la Alianza de la Vacuna (Gavi) hasta el año pasado, la Dra Ngozi también es muy esperada en el dosier covid, una de sus prioridades.

Este asunto será debatido durante los dos próximos días en la OMC. Algunos países, como India o Sudáfrica, piden la exención de los derechos de la propiedad intelectual de las vacunas para optimizar la producción mundial.

El Grupo de Ottawa, que reúne a la UE y a 12 países, entre ellos Brasil, Canadá y Suiza, van a pedir por su parte que los países se comprometan, durante la pandemia, a no obstaculizar el comercio médico y supriman los aranceles a los bienes considerados esenciales.