Denunciado por acoso sexual, el gobernador de Nueva York se aferra a su cargo

Anuncios

Nueva York (AFP)

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, denunciado por acoso sexual y conducta inapropiada por varias mujeres, se negó una vez más a renunciar este viernes, pese a que un creciente número de legisladores demócratas piden su dimisión.

"No renunciaré", insistió Cuomo en una teleconferencia de prensa, y pidió una vez más esperar el resultado de la investigación de la fiscalía general del estado sobre las denuncias. "No he hecho las cosas de las cuales me acusan, punto", añadió.

Sugirió que es víctima de la "cancel culture", la guerra cultural en auge en Estados Unidos, que genera polémica sobre las medidas que deben adoptarse para enfrentar la discriminación de minorías raciales, étnicas o sexuales.

"Las figuras políticas toman partido por toda una serie de razones, incluido por oportunismo político o para ceder ante presiones. Pero la gente sabe hacer la diferencia entre el juego político, la 'cancel culture' y la realidad", declaró Cuomo.

- Procedimiento de destitución -

Desde febrero seis mujeres acusan de acoso sexual o conducta inapropiada al gobernador demócrata de 63 años, en el cargo desde hace una década y considerado un héroe de la pandemia en 2020.

Cuomo se aferra a su cargo a diferencia de otros hombres en el poder que desde el inicio del movimiento #MeToo a fines de 2017 debieron renunciar tras ser acusados de acoso o agresión sexual, a veces sin investigación previa.

Pero la presión para que renuncie sigue en alza tras la última acusación, que se conoció el miércoles y parece la más grave: una empleada que permanece en el anonimato dice que Cuomo metió la mano bajo su blusa y la tocó de manera "agresiva" a finales de 2020.

Unos 60 legisladores estatales de Nueva York reclaman ahora su dimisión y el jueves dieron un primer paso hacia el proceso de destitución: el Comité Judicial de la cámara baja recibió luz verde para iniciar una investigación que decidirá si se inicia el procedimiento.

Este viernes, influyentes representantes en el Congreso federal se sumaron al pedido de renuncia, entre ellos la joven estrella del ala izquierda del Congreso estadounidense, Alexandria Ocasio-Cortez (conocida como AOC), y el muy experimentado Jerry Nadler.

La denuncia "es preocupante para la seguridad y el bienestar inmediato del personal del gobernador", que "ya no puede liderar eficazmente ante todos estos desafíos", valoró AOC en un comunicado conjunto con otro colega neoyorquino, Jamaal Bowman.

Ha "perdido la confianza de los neoyorquinos" y "debe dimitir", dijo por su lado Nadler.

No se sabe cuándo culminarán las dos investigaciones.

"Nadie quiere más que yo que se realicen de manera exhaustiva y rápida", aseguró de su lado Cuomo.

Si las presiones siguen y el gobernador continúa aferrado a su puesto, solo un proceso de destitución puede apartarlo del poder.

Este procedimiento, inédito desde 1913, requiere una mayoría simple en la cámara baja del legislativo estatal, y dos tercios en la cámara alta.