La UE presenta un proyecto de certificado sanitario para reactivar el turismo

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, habla durante la firma de una declaración de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, el 10 de marzo de 2021 en Bruselas
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, habla durante la firma de una declaración de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, el 10 de marzo de 2021 en Bruselas Johanna Geron Pool/AFP/Archivos
Anuncios

Bruselas (AFP)

La Comisión Europea presenta este miércoles su proyecto de un certificado sanitario que permita facilitar los viajes en la UE para personas vacunadas, en medio de los tropiezos de las campañas continentales de vacunación contra el covid-19.

En la propuesta de trabajo el documento es llamado "Certificado Digital Verde" y acreditará que su titular ha sido vacunado contra el covid-19, ha pasado un examen de PCR con resultado negativo o es inmune al contagio.

La idea fue lanzada y defendida ya desde fines del año pasado por países que dependen del turismo, en particular Grecia.

Esta especie de 'pase sanitario' incluirá datos personales y una identificación única mediante un código de barras de lectura digital. El certificado podrá ser portado en un teléfono inteligente o en un documento en papel.

"No lo llamamos pasaporte de vacunación. Lo llamamos certificado digital verde", dijo el martes el portavoz de la Comisión, Eric Mamer.

De acuerdo con una versión provisional del proyecto, a la que AFP tuvo acceso, el documento tiene la intención de "facilitar" la libre circulación, pero no debe ser considerado una "precondición" para autorizar un viaje.

Con relación a la vacunación, el certificado tendrá en cuenta las cuatro vacunas que ya fueron autorizadas para aplicación en la UE: las de BioNTech/Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson.

No obstante, el texto preliminar analizado por AFP menciona que esto "no impedirá que los estados miembros acepten certificación emitida por otras vacunas".

El certificado será válido en todos los países europeos y la intención de la comisión es que esté disponible a tiempo para la temporada del verano boreal (de fines de junio a fines de septiembre).

La Comisión "está trabajando para hacerlo antes de junio", dijo el domingo el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, para añadir que consideraba "esencial que hagamos todo lo posible para preservar la temporada turística".

El proyecto tendrá que se aprobado por el Parlamento Europeo y por los estados miembros.

- Cuestionamientos -

No obstante, la iniciativa no está libre de criticas y suscita severos cuestionamientos.

Desde un punto de vista científico, aún existen incertidumbres acerca de si las personas vacunadas pueden portar el virus de forma asintomática y transmitirlo.

"Aparentemente hay una reducción en la transmisión, pero aún no sabemos en qué medida', dijo Andrea Ammon, directora del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

El propio Mamer reconoció que había "cuestiones que deben seguir evaluándose incluso a medida que avanzamos".

Un diplomático europeo dijo a AFP que un acuerdo general para la implementación y el reconocimiento "no será conseguido rápidamente".

Además, las campañas de vacunación en la UE han logrado que apenas el 3,5% de la población ha recibido las dos dosis de la vacuna, y por ello se teme una discriminación en perjuicio de las personas que aún aguardan su vacuna.

Bélgica, en particular, se ha mostrado reacia a la idea de condicionar la entrada a un país europeo a la presentación de un certificado de vacunación, por considerar que ello equivaldría a hacerlo obligatorio.

La idea también es prematura, apuntó la entidad no gubernamental Liberties, que considera la UE debería más bien "centrar sus esfuerzos en un despliegue rápido y equitativo de su programa de vacunas".