Los hospitales de Cisjordania ocupada están desbordados mientras Israel se desconfina

Anuncios

Ramala (Territorios Palestinos) (AFP)

Mientras Israel continúa su campaña de vacunación masiva, la más rápida del mundo, para poder reabrir bares, gimnasios y museos, en Cisjordania ocupada, sin vacunas anticovid, los hospitales están repletos de enfermos de coronavirus.

El contraste es flagrante. Por una parte, más de 4,3 millones de personas (46% de la población israelí) recibieron las dos dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech, y, desde el 7 de marzo, se inició un proceso de desconfinamiento con la reabertura de los restaurantes.

Al otro lado, impera el reconfinamiento.

Israel vacunó a 90.000 palestinos que trabajan en territorio israelí o en las colonias, pero, contando las 60.000 dosis recibidas el miércoles a través del programa Covax y las suministradas por otros donantes, Cisjordania dispone de menos de 100.000 dosis para sus 2,8 millones de habitantes.

Y por primera vez desde el inicio de la pandemia, el número diario de casos en Cisjordania superó estos días la cifra registrada en todo Israel, llevando a los hospitales al límite.

En el servicio de urgencias de un complejo médico de Ramala, entre gemidos de pacientes, una niña de ocho años con covid-19 está intubada y un sexagenario recibe cuidados intensivos, constató un periodista de la AFP, que no fue autorizado a filmar.

El servicio está desbordado y en el aire se respira un olor nauseabundo. Las autoridades sanitarias tuvieron que instalar tres grandes caravanas en el exterior para poder hacer frente a la oleada de enfermos.

"A veces esperamos que muera un paciente para poder admitir a los que se acumulan en las urgencias", cuenta un responsable del hospital, que requirió el anonimato.

Este hospital de la principal ciudad de Cisjordania, situada a unos 20 km de Jerusalén, no es el único. La Autoridad Palestina anunció esta semana que el sistema local de salud había alcanzado su capacidad.

- "La línea roja" -

"Hemos llegado a la línea roja", declaró Mai al-Kaila, ministra palestina de Salud. "La situación epidemiológica es muy peligrosa debido a la gran propagación del virus".

El director del hospital Dora en Hebrón (sur), el doctor Mohamed Rabei, dice también que está sobrepasado, a pesar de que la capacidad del centro pasó de 60 a 80 camas.

Pero los ingresos no dejan de aumentar y "tenemos que encontrar otras soluciones" para tratar a los enfermos graves de covid-19, dice a la AFP.

Al principio de la campaña de vacunación en Israel, en diciembre, oenegés como Amnistía Internacional y responsables palestinos pidieron a Israel extender su campaña de inmunización a Cisjordania, territorio ocupado desde 1967.

Pero Israel se negó, estimando que no tenía la obligación de suministrar vacunas a los palestinos, y sólo proporcionó dosis para el personal médico de Cisjordania y para los trabajadores palestinos en Israel y las colonias.

Israel tiene un suministro rápido de vacunas de Pfizer gracias a un acuerdo exclusivo con el gigante farmacéutico estadounidense.

La Autoridad palestina espera que lleguen 100.000 dosis de China y millones de otros inmunizantes gracias al programa Covax de ayuda a los países con pocos recursos.

Pero mientras no llegan, muchos se lamentan en Ramala.

"Si hubiéramos empezado a vacunar al mismo tiempo que Israel, no habríamos tenido ningún problema", dice, triste, un responsable del ministerio de Salud, bajo anonimato.