¿Qué está en juego en la reunión en Moscú sobre Afganistán?

Anuncios

Kabul (AFP)

Rusia intentará convertirse en actor importante en el frágil proceso de paz en Afganistán, al reunir el jueves en Moscú a delegados talibanes y gubernamentales de alto rango, así como a representantes estadounidenses, paquistaníes y chinos.

El presidente estadounidense, Joe Biden, debe confirmar la retirada total de sus tropas aún en Afganistán de aquí al 1 de mayo, como estipula el acuerdo firmado en Doha en febrero de 2020 con los insurgentes.

A cambio, éstos se habían comprometido a mantener conversaciones de paz con el gobierno afgano, que comenzaron en septiembre también en Catar, pero hasta ahora no han logrado avances.

Washington, que gestiona desde hace semanas la reanudación de estas negociaciones antes de la fecha límite --Biden dijo que será difícil de cumplir--, recientemente propuso a los beligerantes crear un gobierno de transición incluyendo a los talibanes.

Rusia también ha apoyado esta solución. Pero, el presidente afgano, Ashraf Ghani, la rechazó con virulencia, argumentando que una transmisión del poder solamente puede hacerse mediante elecciones.

- ¿Cuál es el objetivo de esta conferencia? -

Para Sayed Naser Mosawi, analista en Kabul, la reunión de Moscú serviría esencialmente para preparar otra mayor programada para abril en Turquía, cuyo formato está por definirse.

En Doha, estadounidenses y talibanes parecían "dictar las reglas del juego según su conveniencia", pero deslocalizar el proceso podría volverlo más productivo, afirmó.

La conferencia de Moscú será "una nueva ocasión para que talibanes y gobierno expresen y quizás revisen sus posiciones sobre algunoss temas delicados".

El embajador afgano en Emiratos, Javid Ahmad, recientemente manifestó que los talibanes se encuentran en una posición demasiado "cómoda" en Catar, donde tienen su buró político, y sería beneficioso para las negociaciones que se hagan en diferentes lugares.

"Deseamos que los talibanes salgan de su zona de confort", indicó.

- ¿Quienes participan? -

Las delegaciones del gobierno y la de talibanes incluyen a algunos de los negociadores de Doha, y otras personalidades.

Los insurgentes estarán liderados por el Mulá Abdul Ghani Baradar, cofundador del movimiento. Abdulá Abdulá, presidente del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional, organismo gubernamental que supervisa el proceso de paz en Catar, dirige al equipo de Kabul.

Pakistán, país con mayor influencia sobre los talibanes, estará representado por el diplomático retirado Mohamed Sadiq.

El emisario estadounidense para Afganistán, Zalmay Khalilzad, también asistirá.

- ¿Cuál es la situación actual en Afganistán? -

Pese a las conversaciones, la violencia se ha incrementado últimamente.

Se multiplicaron los asesinatos selectivos de periodistas, jueces, médicos, figuras políticas, religiosas y defensores de derechos humanos.

Esto ha sembrado terror, por lo que miembros de la sociedad civil se escondieron o exiliaron.

El grupo Estado Islámico ha reivindicado algunos de estos ataques. Pero el gobierno afgano y Estados Unidos culpan a los talibanes, aunque estos lo rechazan.

La llegada de la primavera (boreal) es la ocasión tradicional para que los talibanes, que llevan la delantera o impugnan la autoridad de Kabul sobre la mitad del territorio afgano, lancen ofensivas en zonas rurales.

- ¿Estados Unidos se retirará en fecha? -

Como su antecesor Donald Trump, Biden apoya la partida de sus tropas. Pero algunos funcionarios estadounidenses temen que una retirada precipitada suma a Afganistán en el caos.

La administración Biden acusa a los talibanes de no respetar el acuerdo de Doha, los responsabiliza del aumento de la violencia y no romper sus vínculos con organizaciones terroristas como Al Qaida.

Pero, los talibanes creen haber cumplido con sus compromisos al no atacar tropas extranjeras y mantienen fija la fecha del 1 de mayo.

Los analistas creen en alguna forma de compromiso, con Washington retirando tropas, pero también a expertos encargados de asesorar a los afganos, que quedarían muy debilitadas sin apoyo aéreo estadounidense.

Biden dijo este miércoles en entrevista al canal estadounidense ABC que era posible pero "difícil" mantener 1 de mayo como fecha, lamentando que el acuerdo de Doha no se cumpliese.