Ucrania excluye toda ofensiva militar contra separatistas prorrusos

El presidente ucraniano Volodimir Zelenski en la línea del frente con los separatistas respaldados por Rusia en la región de Mariupol, Ucrania, el 9 de abril de 2021
El presidente ucraniano Volodimir Zelenski en la línea del frente con los separatistas respaldados por Rusia en la región de Mariupol, Ucrania, el 9 de abril de 2021 . Ukrainian Presidential Press Service/AFP
Anuncios

Kiev (AFP)

Ucrania excluyó el viernes toda ofensiva militar contra los separatistas prorrusos del este del país, donde los enfrentamientos mortales se han multiplicado en las últimas semanas, en un contexto de tensiones con Rusia.

"La liberación por la fuerza de los territorios ocupados temporalmente conducirá inevitablemente a numerosas víctimas civiles y militares, lo que es inaceptable para Ucrania", declaró en Facebook el comandante en jefe de las fuerzas armadas ucranianas, el general Ruslan Khomtchak.

Ucrania apoya una solución "política y diplomática" para recuperar los territorios que le escapan desde el inicio de este conflicto en 2014, destacó, denunciando "una campaña de desinformación" dirigida por Rusia, con "informes" que afirman que el gobierno ucraniano estaba planeando una ofensiva.

Ucrania teme que el Kremlin, ampliamente considerado como el patrocinador militar de los separatistas a pesar de sus negativas, busque un pretexto para desencadenar una invasión.

El gobierno ucraniano y los occidentales han criticado en los últimos días a Rusia por haber concentrado tropas en la frontera ucraniana y en la anexada península de Crimea, mientras los incidentes armados en el este son casi diarios.

Desde principios de año, 26 militares ucranianos han sido asesinados allí, según Kiev.

Los separatistas de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk informaron de la pérdida de por lo menos una veintena de sus militares en el mismo período.

En comparación, Ucrania había perdido 50 soldados en la región en 2020.

Ante las preocupaciones, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, se desplazó al frente el jueves y el viernes, pasando la noche con los militares.

- Apoyo de Occidente -

Por su parte, Rusia acusa a Ucrania de preparar una ofensiva contra los rebeldes, amenazando con rescatar a la población de las zonas separatistas, donde se distribuyeron cientos de miles de pasaportes rusos.

"El comportamiento de la parte ucraniana crea el riesgo de combates a gran escala", afirmó el viernes el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

"En caso de que se inicien los combates y se repita una catástrofe humanitaria similar en Srebrenica, ni un solo país del mundo quedará al margen (...), incluida Rusia", añadió, en referencia al genocidio de 1995 en Bosnia.

Ucrania recibió el apoyo de la canciller alemana Angela Merkel, que "pidió que se reduzca la presencia militar rusa en el este de Ucrania" para permitir una distensión, en una entrevista telefónica el jueves con el presidente ruso Vladimir Putin.

Estados Unidos se declaró "cada vez más preocupado por la reciente escalada de los ataques rusos en el este de Ucrania".

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, sostuvo que el número de militares rusos en la frontera de Ucrania nunca ha sido tan alto desde el inicio del conflicto en 2014.

Estados Unidos enviará dos buques de guerra al Mar Negro a través del estrecho del Bósforo, según el ministerio turco de Asuntos Exteriores, un despliegue que podría irritar a Moscú en este contexto de tensiones sobre Ucrania.

El gobierno ruso afirma que sus movimientos de tropas no tienen nada de amenazador. "Rusia es libre de tomar medidas para garantizar su seguridad" frente a la "situación explosiva" en Ucrania, afirmó el viernes Peskov.

La portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zakharova, sostuvo que Berlín y París eran "impotentes" porque, en su opinión, no lograban que Kiev respetara los acuerdos de paz de 2015.

La guerra en Donbass comenzó en abril de 2014, después de una revolución pro-occidental en Ucrania que también fue seguida por la anexión por Moscú de la península ucraniana de Crimea.

Este conflicto ha causado más de 13.000 muertos y cerca de 1,5 millones de desplazados. La intensidad de los combates ha disminuido considerablemente después de los acuerdos de paz de Minsk en 2015.