Bielorrusia bloquea principal medio de comunicación independiente

Anuncios

Minsk (Bielorrusia) (AFP)

El sitio del principal medio de comunicación independiente de Bielorrusia, TUT.BY, fue bloqueado por las autoridades después de que allanaron la sede, en medio de una ofensiva represiva tras las protesta sin precedentes de 2020.

"El cofundador de TUT.BY, Kirill Voloshin, anuncia que el dominio del portal ha sido bloqueado", informó el canal Telegram de los medios en línea.

De hecho, es imposible acceder al sitio desde Bielorrusia, pero también desde Rusia, según periodistas de AFP.

Anteriormente, la jefa de redacción, Marina Zolotova, informó que la sede de la redacción, al igual que su domicilio y el de los periodistas, habían sido registrados por "agentes del Departamento de Investigación Financiera (DFR) del Comité de Control del Estado".

El DFR, un poderoso organismo de investigación que se ensañó con la oposición, confirmó que llevó a cabo los allanamientos en TUT.BY y las oficinas de Hoster.by, un proveedor de soluciones en línea para el alojamiento de sitios web.

Las autoridades bielorrusas dijeron en un comunicado que la dirección de TUT.BY estaba sometida a un proceso penal por "evasión fiscal".

El presidente Alexander Lukashenko, en el poder desde 1994, se enfrentó a un vasto movimiento de protesta contra su reelección en 2020, que la oposición consideró fraudulenta.

En los últimos meses, Lukashenko impulsó una campaña de represión contra la oposición y los medios de comunicación independientes.

El movimiento contra su reelección reunió durante el verano y otoño de 2020 a decenas de miles de personas en las calles de Minsk y otras ciudades, una enorme movilización para un país de apenas 9,5 millones de habitantes.

#photo1

TUT.BY es el principal medio de comunicación independiente del país y cubrió ampliamente en texto e imágenes la protesta y la represión posterior.

El sitio reivindica hasta 20 millones de visitantes diarios únicos.

Varios de sus reporteros fueron condenados a breves penas de prisión por participar en protestas ilegales, cuando en realidad las estaban cubriendo como periodistas.

Las autoridades también han atacado a otros medios de comunicación.